jueves, 8 de diciembre de 2016

"Les yeux sans visage" (1960). Georges Franju - "Los ojos sin rostro". Terror lírico - Francisco Huertas Hernández



"Les yeux sans visage" (1960). Georges Franju
"Los ojos sin rostro". Terror lírico

Francisco Huertas Hernández




"Les yeux sans visage" (1960). Georges Franju
Édith Scob (Christiane Génessier)


 "Los ojos sin rostro" ("Les yeux sans visage") es un filme francés de Georges Franju. Es una de esas obras de arte en las que forma y contenido están tan íntimamente unidos que son inseparables. Franju plasma el mal que procede del bien. En una ocasión dijo que "las personas anormales realicen actos anormales es lo normal; pero que personas normales realicen actos anormales, eso es lo monstruoso". De eso trata esta bellísima e inquietante película.


"Les yeux sans visage" (1960). Georges Franju
Édith Scob (Christiane Génessier) peinada por Alida Valli (Louise)


 La historia del eminente Doctor Génessier que busca restituir el rostro de su hija Christiane dañado en un accidente, es un filme que trasciende todos los géneros por los que debería transitar: terror, thriller, ciencia ficción. Los personajes no son arquetipos maniqueos movidos por impulsos tenebrosos o incansables buscadores de la verdad. 



"Les yeux sans visage" (1960). Georges Franju
Pierre Brasseur (Dr. Génessier) y su ayudante Alida Valli (Louise) operando un rostro


 Franju, influenciado por el simbolismo y el surrealismo, sublima el espanto en bellas imágenes que mezclan París y sus afueras -la mansión donde se cometen las atrocidades-, animales, policías, chicas y máscaras.


"Les yeux sans visage" (1960). Georges Franju
La máscara

 La puesta en escena es de una gran sobriedad, con encuadres de increíble belleza. Excepcional es la fotografía en blanco y negro del alemán Eugen Schüfftan -que había hecho "Metropolis" de Lang, "Napoleon" de Gance, "Menschen am Sonntag" de Siodmak, "It happened tomorrow" de Clair, y, más tarde, "The Hustler" de Rossen-. No menos memorable es la partitura musical de Maurice Jarre


Eugen Schüfftan (1893-1977)
Director de fotografía alemán

Maurice Jarre (1924-2009)
Compositor de cine francés


 Franju, al que el productor Jules Borkon (1896-1968), propuso un filme de horror sin sangre, para sortear la censura (en Alemania aún perduraba el recuerdo de los experimentos del nazismo), eligió "lo inusual dentro de lo cotidiano": un hombre (Dr. Génessier) atormentado por el sentimiento de culpabilidad que decide usar a sus semejantes como cobayas para reparar el rostro destruido de su hija Christiane, con la ayuda de su amante y colaboradora Louise. Génessier es un hombre asocial, que vive aislado del mundo, y muestra un temperamento gélido. Busca, por amor a su hija, un utópico transplante de cara, aunque ello le lleve al asesinato, enmascarado en la ciencia y el afecto paternal.

 El guión es de Pierre Boileau y Thomas Narcejac, y la ayuda de Claude Sautet, sobre una novela de Jean Redon.


Jean Redon: "Les yeux sans visage" - Livre
Illustration de Michel Gourdon
Éditions Fleuve Noir. Paris. Mars 1959

Jean Redon: "Les yeux sans visage"
Couverture de Michel Gourdon. Adaptation du roman de Frédéric Dard en bande dessinée
Hallucinations. Comics Pocket - Bandes Dessinées pour adultes
Artima / Comics Pocket. 1975


 "Les yeux sans visage" es una película de Georges Franju (1912-1987). Fundador de la Cinémathèque Française. Comenzó con un documental, "Le sang des bêtes" (1949), rodada en un matadero, donde aúna poesía visual y realismo. De 1958 es "La Tête contre les murs" sobre un asilo psiquiátrico. El resto de su filmografía incluye: "Pleins feux sur l'assassin" (1961), "Thérèse Desqueyroux", adaptación de François Mauriac (1962), "Judex", uno de sus mejores filmes, de corte expresionista, donde rinde homenaje a Louis Feuillade (1963), "Thomas l'imposteur" (1965), "La Faute de l'abbé Mouret", adaptación de Émile Zola (1970), y "Nuits rouges" (1974)


"Les yeux sans visage" (1960). Georges Franju
El director Georges Franju junto a una actriz totalmente vendada. Set


 La influencia de "Los ojos sin rostro" es muy notable. Se considera que el "gore" surge de esta película. Así sucedió con el primer filme de este subgénero: "Blood Feast" (1963), de Herschell Gordon Lewis. O "Bruiser" (2000) de George A. Romero, en el que su protagonista, Henry Creedlow, se despierta una mañana sin cara. Ha perdido su identidad. Todas las películas en las que una máscara cubre la ausencia de rostro son deudoras del filme de Franju, como por ejemplo, "Abre los ojos" (1997) de Alejandro Amenábar. "Halloween" (1978), de John Carpenter, o "La piel que habito" (2011) de Pedro Almodóvar, también reconocen la influencia de Franju, en sus máscaras.


"Gritos en la noche" ("L'Horrible Docteur Orlof") (1962). Jesús Franco
"Remake" de "Les yeux sans visage" (1960). Georges Franju
Cartel español

"Gritos en la noche" ("L'Horrible Docteur Orlof") (1962). Jesús Franco (Jeff Franco)
"Remake" de "Les yeux sans visage" (1960). Georges Franju
Affiche français

"Gritos en la noche" ("L'Horrible Docteur Orlof") (1962). Jesús Franco
"Remake" de "Les yeux sans visage" (1960). Georges Franju


 Existe un "remake" español: "Gritos en la noche" ("L'Horrible Docteur Orlof") (1962), de Jesús Franco. En este largometraje, el Doctor Orlof (Howard Vernon) secuestra chicas para extraer de ellas el rostro perdido de su hija. Hubo otra secuela: "Los Depredadores de la noche" ("Les Prédateurs de la nuit") (1988), de Jesús Franco, otra vez coproducción hispano-francesa rodada en inglés, con un reparto internacional: Helmut Berger, como Dr. Frank Flamand, Brigitte Lahaie, Telly SavalasChris MitchumStéphane Audran y Caroline Munro.


"Les yeux sans visage" (1960). Georges Franju
Édith Scob (Christiane Génessier) baja la escalera en una de las escenas más bellas del filme

"Les yeux sans visage" (1960). Georges Franju
Alida Valli (Louise) y Pierre Brasseur (Dr. Génessier) en el cementerio

"Les yeux sans visage" (1960). Georges Franju
Édith Scob (Christiane Génessier) se acurruca en brazos de Alida Valli (Louise)


 El mal es un problema filosófico y teológico que ha tenido, al menos, tres grandes respuestas: a) es fruto de un poder exterior al hombre (diabólico); b) es la ausencia de bien, y no tiene existencia propia, surgiendo de la ignorancia o el azar; c) es consecuencia del libre albedrío humano, que puede elegir entre lo bueno y lo malo. El mal sería fruto de la libre decisión humana, y tendría un componente interno.
 La literatura de terror y el cine que de ella deriva, siguen la primera línea o la tercera, pero las mezclan: el ser humano estaría poseído en su interior de una fuerza maligna -animal, criminal, enloquecida- que le privaría, o bien de elegir lo correcto, o bien de quererlo.


"Les yeux sans visage" (1960). Georges Franju
Pierre Brasseur (Dr. Génessier) en la conferencia del inicio de la película. Observemos el plano en el que se reflejan los espectadores en el espejo

"Les yeux sans visage" (1960). Georges Franju
Pierre Brasseur (Dr. Génessier) con los inspectores de policía

"Les yeux sans visage" (1960). Georges Franju
Alida Valli (Louise) conduce en el plano inicial del filme


 En el cine de terror es la yuxtaposición de lo santo y lo monstruoso lo que multiplica el horror: la presencia del mal en niños, mujeres bellas, sacerdotes, lugares tranquilos. En la película de Franju es tan siniestro, tan bellamente siniestro, el Dr. Génessier, que mata en nombre de la ciencia y el amor, como su hija Christiane, receptora de esos crímenes que le devolverán su identidad. Si Christiane es bella, aún con máscara, es porque representa una dimensión de la inocencia, casi infantil por la edad y el apartamiento del mundo -al que sólo la conecta un teléfono, como en "La voix humaine" de Jean Cocteau, pero por el que no puede comunicarse con su novio-, y la belleza de su padre no reside más que en su inteligencia -mostrada en su primera aparición en una conferencia científica sobre los transplantes de tejidos vivos-. Pero la belleza de una y otro necesitan del prójimo como medio. El medio que les permitirá alcanzar la redención al restaurar la identidad de la propia belleza aún no consumada, sólo en potencia: el rostro puro de Christiane y la verdad de la ciencia. Ambas se revelan como utopía: activa, en el caso del padre; pasiva, en el de la hija.


"Les yeux sans visage" (1960). Georges Franju
Édith Scob (Christiane Génessier) al teléfono


"Les yeux sans visage" (1960). Georges Franju
Édith Scob (Christiane Génessier) a la mesa. La única escena en la que tiene rostro



 Pero la obra de Franju es mucho más que un fondo de horror, es también la plasmación de esa belleza anhelada en su forma: su composición plástica y su lirismo. 


"Les yeux sans visage" (1960). Georges Franju
Affiche français

"Les yeux sans visage" (1960). Georges Franju
Affiche japonais



Título 
Les yeux sans visage
Año
Duración
88 min.
País
Francia Francia
Director
Guión
Claude Sautet, Pierre Boileau, Thomas Narcejac (Novela: Jean Redon)
Música
Maurice Jarre
Fotografía
Eugen Schüfftan (B&W)
Reparto
Productora
Coproducción Francia-Italia
Género
TerrorThriller | CrimenAsesinos en seriePelícula de culto
Sinopsis
En París, un brillante y desquiciado cirujano rapta chicas con el fin de utilizar su piel para reconstruir la belleza de su hija, destrozada por un trágico accidente del que él se siente culpable. (FILMAFFINITY)



Publicar un comentario