jueves, 27 de octubre de 2016

Ontología de la imagen: sombra, deseo, sueño. Ojo, pantalla y cine - Francisco Huertas Hernández




Ontología de la imagen: sombra, deseo, sueño
Ojo, pantalla y cine 

Francisco Huertas Hernández





"The Spiral Staircase" (1945). Robert Siodmak
"La escalera de caracol"
Dorothy McGuire (Helen)


 La imagen es la sombra que acompaña al ser, dice Platón. La imagen es la puerta de los deseos, dice el publicista. La imagen es el sueño del espectador, dice el cineasta. Pero si es sombra, deseo y sueño, ¿acaso encierra verdad o es sólo fingimiento y acuosidad?

 Un error es identificar imagen con aspecto visual, pues hay imagen acústica, olfativa, sinestésica. Aunque prima el sentido óptico-visual. ¡Qué error ver sólo con los ojos, porque ni las sombras se ven: se presienten, se temen! Ni los deseos se nombran: se ocultan, se presienten. Ni los sueños se cuentan: se olvidan o se interpretan. Cuánta hermenéutica a cuenta de las imágenes, como si hubiera que traducirlas al lenguaje de la lógica, del ser, del corresponder de la palabra y la cosa. ¿Cómo estar con las imágenes sin la mediación de las palabras? Y, entonces, queremos exigir que esas palabras anuden la correspondencia con la realidad que trasciende la imagen.

 ¿Ver la Imagen o imagínese usted? Los antiguos filósofos atomistas creían que los objetos emitían "efluvios" que actuaban sobre los ojos y producían las sensaciones visuales. Pero la imaginación es la máquina mental que combina sensaciones pasadas y crea nuevas. ¿Vemos la imagen o imaginamos la imagen? ¿Vemos o nos vemos a nosotros mismos reflejados en el espejo de las imágenes? Bella y profunda es la metáfora (imagen) del agua y el cristal en los que nos vemos viendo las imágenes que de nosotros forman esas superficies. 

 ¿Las imágenes mienten? ¿Las imágenes son o parecen? ¿Las imágenes cuentan o reflejan? ¿Las imágenes nos despiertan o nos adormecen? ¿Certeza o sueño?

 Y el cine es un castillo de naipes imaginarios, de sombras móviles, de deseos esquivos, de sueños compartidos. 


Publicar un comentario