martes, 6 de septiembre de 2016

75 años de cine y fascismo en España - De Hendaya a Argoitia: de "La Dolores" (1940) a "Ocho apellidos vascos" (2014) - Francisco Huertas Hernández



75 años de cine y fascismo en España
De Hendaya a Argoitia: de "La Dolores" (1940) a "Ocho apellidos vascos" (2014)

Francisco Huertas Hernández



Entrevista entre Francisco Franco y Adolf Hitler. Hendaya (País Vasco) (Francia). 23 de octubre de 1940
En la reunión o entrevista de Hendaya, Francisco Franco se entrevistó con Adolf Hitler en presencia de sus respectivos ministros de Asuntos Exteriores, Ramón Serrano Suñer (España) y Joachim von Ribbentrop (Alemania). Tuvo lugar en la estación de trenes de la localidad francesa de Hendaya, junto a la frontera hispano-francesa, el 23 de octubre de 1940.
El objeto de la entrevista era intentar resolver los desacuerdos sobre las condiciones españolas para su entrada en la guerra del lado de las potencias del Eje. Sin embargo, después de siete horas de reunión Hitler siguió considerando desorbitadas las exigencias españolas: la devolución de Gibraltar (tras la derrota de Gran Bretaña); la cesión del Marruecos francés y de una parte de la Argelia francesa a España más el Camerún francés que se uniría a la colonia española de Guinea; el envío de suministros alemanes de alimentos, petróleo y armas para paliar la crítica situación económica y militar que padecía España. El único resultado de la entrevista fue la firma de un protocolo secreto en el que Franco se comprometía a entrar en la guerra en una fecha que él mismo determinaría y en el que Hitler garantizaba sólo vagamente que España recibiría «territorios en África» (Wikipedia)



 Esto es un juego de semejanzas. Todo empieza con un amigo del dictador militar golpista español Francisco Franco Bahamonde: Adolf Hitler. Como podemos leer arriba, el general bajito gallego quería unas compensaciones leoninas por entrar en la guerra europea. Todavía me pregunto cómo las potencias aliadas no machacaron a Franco, que quería apoderarse de Argelia, Marruecos, Camerún, Gibraltar, sin mover un dedo. Es uno de los muchos casos que muestran que el fascismo fue la solución oscura del capitalismo para parar el comunismo. La contemporización de Chamberlain con Hitler no distaba mucho del apoyo de Kissinger a Pinochet. Ejemplos ha habido muchos: América Latina (Chile, Argentina), África...
Los "amigos" Franco y Hitler son el comienzo de este juego de "afinidades electivas". Y, ¿qué películas tenía la Nueva España fascista en 1940, año de la entrevista de Hendaya?
 Pues, el 19 de febrero de 1940, medio año antes del encuentro en la estación ferroviaria, se estrenaba "La Dolores" (1940), de Florián Rey. La estrella era la cantante Concha Piquer. Y era un ejemplo del cine castizo que el nuevo régimen militar propugnaba: una España de charanga y pandereta, pero de vocación imperial y evangelizadora.


"La Dolores" (1940). Florián Rey
Con Concha Piquer. Estrenada el 19 de febrero de 1940 en Madrid


 Pero no ahondemos en ello. Florián Rey -uno de los maestros del cine en la República ("Nobleza baturra" (1935), "Morena Clara" (1936)) y autor de "La aldea maldita" (1930), la obra maestra del cine mudo español- fue a la Alemania nazi (1938) a rodar con su esposa, Imperio Argentina, dos películas. De entonces, circulaban los rumores del idilio entre la cantante argentina y Adolf Hitler. ¡A saber! Lo cierto es que en 1935 el matrimonio se afilió a Falange Española, partido fascista creado a imagen del italiano de Mussolini. El historiador Agustín Sánchez Vidal afirma que no se adaptó al cine franquista de ínfima calidad, y que murió olvidado. El director de La Almunia de Doña Godina falleció en Benidorm en 1962, y está enterrado en el cementerio de Alicante.

 Y seguimos con Franco, que nombró a otro gallego como Ministro de Información y Turismo, Manuel Fraga Iribarne, en 1962


Francisco Franco Bahamonde (a la izquierda), jefe del Estado español da la mano a Manuel Fraga Iribarne. No sé si esta foto es de la época de Ministro de Información y Turismo, o de Embajador en el Reino Unido



 El juego sigue. Como Ministro de Información y Turismo, Fraga aligeró la censura con la Ley de Prensa (1966), que benefició al cine, pero mi recuerdo son las palabras del crítico musical Carlos Tena, de ver a Fraga como Ministro entrando en emisoras de radio -suponer RNE- y rompiendo personalmente discos considerados desleales a los principios morales y políticos del régimen. Manuel Fraga, el mismo, que como Ministro de la Gobernación, con Carlos Arias Navarro, y ya desaparecido Franco, dijo que antes muerto que legalizar la ikurriña, o que "la calle es mía" cuando los baños de sangre de Vitoria y Montejurra en 1976. En fin, este hombre del régimen franquista que se bañó en Palomares para demostrar que las bombas atómicas no contaminaban, tras el accidente de un avión americano, y que fundó Alianza Popular, partido neofranquista en el que también participó el último presidente de Franco, Carlos Arias Navarro.


Carlos Arias Navarro y Manuel Fraga Iribarne en un mitin de Alianza Popular (AP). 1977
Este partido neofranquista que se reconvirtió en Partido Popular (PP) y que sigue gobernando España


 Hemos pasado en una cadena -no equívoca- de Hitler a Fraga, con el nexo de Franco, pero aún hay más. Mariano Rajoy, "delfín" de José María Aznar, a su vez mano derecha de Manuel Fraga. He aquí la foto de familia. Recordemos el encadenamiento de imágenes:


Manuel Fraga, Mariano Rajoy y José María Aznar. Mitín del Partido Popular (PP)
El primero, fue un hombre de Estado, pero jamás llegó a ser presidente del país. Los otros dos sí. Mariano Rajoy es presidente desde 2011



 Y, nos preguntamos, ¿de qué se ríen estos hombres? Sobre todo, el de la derecha -¡vaya, siempre delatándose!- Y como éste es un blog de cine, pensemos cuál es la película más graciosa que ha habido últimamente por España, y que hace las delicias del Partido Popular y conecta con su nuevo espíritu. Pues esa película es "Ocho apellidos vascos" (2014), de Emilio Martínez-Lázaro, una comedia tonta en la que el punto de vista es sencillo: reírse de los vascos, o, más exactamente, de ciertas señas de identidad. Viene muy bien para la ideología de la nación española: limar diferencias recortando los perfiles periféricos con un humor zafio pero igualador. Argoitia es la localidad vasca imaginaria de una Guipúzcoa abertzale caricaturizada. Hemos pasado de Hendaya, 1940, a Argoitia, 2014. Tres cuartos de siglo marcados por unas corrientes ideológicas y sus películas respectivas.


"Ocho apellidos vascos" (2014). Emilio Martínez-Lázaro
Estrenada el 14 de marzo de 2014


 Supongo que quien lea esto sentirá incomodidad por las afinidades electivas y las semejanzas. No digo yo, loco estaría, que "Ocho apellidos vascos" sea un filme fascista, pero sí que es el humor de la actual época conservadora, que ya no necesita los aparatos sucios del estado sino los medios de masas para ideologizar. 

 Tampoco afirmo que vivamos en un régimen fascista de iure, sólo que existe una continuidad en los objetivos de aquellos y de éstos: defensa de la libertad de mercado, unidad inviolable de España, anticomunismo, rechazo de la cultura como instrumento crítico y emancipador, y, en definitiva, persecución de toda forma de disidencia política que ponga en entredicho los principios axiomáticos -o divinos- de esta ideología de dominación, desigualdad e injusticia. Y todo ello podría calificarse como un "fascismo blando" según algunos sociólogos e historiadores, con representantes como Ronald Reagan, Margaret Thatcher o Silvio Berlusconi.



Dedo a dedo: de Soria a Franco, pasando por Rajoy, Aznar y Fraga. Una historia gráfica de España
Viñeta de Manel Fontdevila



*****

Comentarios de nuestros lectores:


Malu Bebu: "¿No es un poco, rizar el rizo?
Tras refrescar la historia reciente de España pensé que le darías una distinta lógica al éxito de "8 apellidos vascos" ... No sé, algo así como que, a día de hoy, no mandan a nadie al paredón por reírse de clichés absurdos, donde se lleva la palma Andalucía.
 Los clichés vascos es que, sencillamente, no están muy al uso, salvo para hacer referencia a la exageración, de ahí que puedan chocar un poco hacer referencia a ikurriñas, apellidos, separatismo o política, cosa no muy empleada en el humor español hasta ahora, a saber... ¿!miedo!?
Me ha gustado la publicación"

- Francisco Huertas Hernández: "La verdad es que he elegido esa película como podía haber elegido otra, pero es para ilustrar que es un cine "amable" que no ofende a los gobernantes (herederos de un pasado) y sí refuerza sus valores. No me ha quedado muy bien lo de 8 APELLIDOS VASCOS, pero la secuencia de fotos es una idea que se me ocurrió y es impactante"

Malu Bebu: "Me quería referir al hecho de que es sólo cine "tonto" y buenrrollista (a mi no me agradó especialmente, cuestión de gustos). No creo que cumpla las demandas de ningún régimen político (si podemos catalogar como régimen político a lo que tenemos en la actualidad en España)... No todo va a ser cine de denuncia... Algo por otra parte imposible durante la dictadura...
Las fotos... geniales, al igual que el texto. Es sólo que es elevar a una categoría que no ostenta esta peli en concreto y las llamadas "tontitas" de hoy en día... No creo que hagan daño ni tampoco ayuden a reforzar valor político alguno"

- Francisco Huertas Hernández: "De todas formas, gracias Juan Manuel Mas y David González por vuestros comentarios, porque me han permitido ampliar y matizar la conclusión de un artículo quizás demasiado ligero y ambiguo. Éste es el nuevo final del artículo: "Tampoco afirmo que vivamos en un régimen fascista, sólo que existe una continuidad en los objetivos de aquellos y de estos: defensa de la libertad de mercado, unidad de España, anticomunismo, rechazo de la cultura como instrumento crítico y emancipador, y, en definitiva, persecución de toda forma de disidencia política que ponga en entredicho los principios axiomáticos -o divinos- de esta ideología de dominación, desigualdad e injusticia""

- Juan Manuel Mas Saborit: "Yo creo que lo que ocurre Francisco Huertas Hernández, es una cosa que ya he comentado anteriormente. Y es el tipo de sociedad en que vivimos, (lo cual no tiene que ver con quién nos gobierne) Para mí es una sociedad sin libertades, cada vez más. En la que hay que ser políticamente correcto. En la que manda la estupidez (véase Tele 5), y eso se refleja en la cultura, evidentemente"

- David González González: "Francisco Huertas Hernández, independientemente de que pueda estar de acuerdo contigo o no en según qué exposiciones y/o planteamientos, en lo que te tengo que dar yo también las gracias a ti es en la gran corrección y educación en la te expresas. Algo nada habitual en estos tiempos. Gracias"

Pedro Carracedo Cortés: "No veo muy bien la relación entre la película de Florián Rey y la de Emilio Martínez-Lázaro. Esta tiene mucho más que ver con el landismo del tardofranquismo que con cualquier película del primer periodo del franquismo. Además, poner como paradigma a Florián Rey de un periodo cuando, como bien dices, acabó olvidado, no me parece lo más adecuado.
 Tampoco creo que 8AV sea una comedia conservadora en lo ideológico, sobre todo, por quienes están detrás del guion, sí, en lo cinematográfico, y este es su gran problema. Por poner un ejemplo, se podría decir que Uno, dos, tres de Billy Wilder cae en estereotipos, clichés, que se ríe de las señas de identidad de los soviéticos, etc. Sin embargo, es una comedia ingeniosa, frenética y con gags visuales buenísimos. La diferencia está en lo fílmico, más que en lo ideológico. No digo que no sea válido el discurso sobre las ideologías de las películas, pero sí que tenemos que tener en cuenta la forma y que habría mejores ejemplos, así a bote pronto, para comedia rancia franquista Suspenso en comunismo, la evolución hasta el landismo, pasando por las de Ozores y las posteriores películas de Torrente hasta llegar por fin a Los apellidos nacionalistas periféricos)"

José Luis Moreno: "No veo claro lo de 8 AV. Creo que la pretensión es reírse de típicos tópicos. Aunque algunos han sido tabúes. Soy andaluz y sevillano y me reí de la caricatura del "patillas sevillanito carca". No creo que haya que trascendentalizar tanto y menos ofenderse. Comedia ligera pero fenómeno sociológico a analizar.
 Del mismo director es "Las 13 Rosas" y nada tiene que ver con la anterior"


Publicar un comentario