lunes, 18 de julio de 2016

"El santuario no se rinde" (1949). Arturo Ruiz Castillo - Cine fascista para conmemorar el 80 aniversario de la Guerra Civil Española - Francisco Huertas Hernández



"El santuario no se rinde" (1949). Arturo Ruiz Castillo
Cine fascista para conmemorar el 80 aniversario de la Guerra Civil Española

Francisco Huertas Hernández



"El santuario no se rinde" (1949). Arturo Ruiz Castillo


 TVE, dirigida por José Antonio Sánchez, programa hoy, 18 de julio de 2016, 80º aniversario del comienzo de la guerra civil, tras una sublevación fascista en Marruecos, una película de corte fascista, llamada "El santuario no se rinde", dirigida por Arturo Ruiz Castillo en 1949. Uno se pregunta si con motivo de la llegada de Mussolini o Hitler al poder se programan en las televisiones de Italia y Alemania películas de corte netamente fascista. 


"El santuario no se rinde" (1949). Arturo Ruiz Castillo


 Últimamente se ha producido un fenómeno de recuperación del cine franquista, incluido el de tono más doctrinario. Este "revisionismo" que tanto asco da a Román Gubern, se presenta como la recuperación de nuestra historia, al lado del cine republicano. Pero esta mentira -dada la desproporción de uno y otro- encierra toda una revalorización del ideario de los sublevados -una mezcla de militarismo, falangismo fascista, ultracatolicismo, nacionalismo español, y, todo ello, unido por un anticomunismo visceral- que coincide con el gobierno del Partido Popular, partido que se niega a condenar el régimen franquista -del que procede Alianza Popular-, y, arropado por la corriente neoconservadora que asola el mundo, y que puede llevar a Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, ha revisado la historia hacia atrás: primero se impugnó la validez histórica de la Revolución Rusa, luego -con el capitán Aznar- se renegó de la Revolución Francesa, y eso, no lo olvidemos, es el ideario retrógrado de los fascismos que trabajaron al servicio del capital en los años 30. Proyectar estas películas no deja de ser una nueva forma de adoctrinamiento en los valores de lucha contra el extremismo comunista, separatista y ateo.

"El santuario no se rinde" (1949). Arturo Ruiz Castillo

 El argumento de este largometraje es el siguiente:
"Mientras sube por la rampa que conduce al Santuario de Nuestra Señora de la Cabeza, Marisa recuerda los terribles días que pasó en él durante la Guerra Civil. Cuando las líneas republicanas empezaron a avanzar, Luis de Aracil, la había llevado hasta el Santuario, defendido por los partidarios del alzamiento, donde estaría más segura.
Allí dirigía la defensa el Capitán Cortés. Otra plaza cercana (el Palacio de Lugar Nuevo), también era defendida por las fuerzas sublevadas, hasta que se replegaron al Santuario. El Santuario era provisto de víveres por avión desde Córdoba y Sevilla, destacando en el abastecimiento el laureado capitán Carlos Haya. La mayor parte de los fallecidos fueron por la metralla de las bombas y el fuego frecuente de fusilería, aunque se cuenta que algunos asediados murieron a consecuencia de intoxicación por hierbas, con las que se alimentaban por falta de alimentos.

El 1 de mayo de 1937, tras una dura resistencia de más de nueve meses de continuado asalto, el Santuario fue tomado por las fuerzas republicanas. Se cuenta que la talla de la Virgen de la Cabeza fue escondida durante el asedio, y jamás se encontró"

"El santuario no se rinde" (1949). Arturo Ruiz Castillo
Tomás Blanco


 Arturo Ruiz-Castillo y Basalala (1910-1994), director de cine que comenzó en 1933 con cortometrajes vanguardistas junto a Gonzalo Menéndez Pidal. Su trabajo como director de documentales se prolongó hasta 1945. Con posterioridad dirigió películas como "Las inquietudes de Shanti Andía" (1946), "El santuario no se rinde" (1949), "Catalina de Inglaterra" (1951), "La laguna negra" (1952), "El guardián del paraíso" (1954), "Los ases buscan la paz" (1955), "Pachín" (1961) o "El capitán O'Hara" (1964).

 Dirigió también la primera serie en la historia de la televisión de España: Los Tele-Rodríguez (1957), para TVE.



"El santuario no se rinde" (1949). Arturo Ruiz Castillo


 En la entrevista recogida en el libro de Antonio Gregori, "El cine español según sus directores", el autor pregunta:

"- En 1949 realiza una de las películas más importantes de su filmografía, y, también, una de las de mayor éxito popular, "El santuario no se rinde", basada en la célebre defensa del Santuario de Nuestra Señora de la Cabeza, que protagoniza Alfredo Mayo. ¿Qué lugar ocupa esta película entre sus preferencias?

- Se trata, sin lugar a dudas, de la película más difícil que he realizado. Y no porque fuera difícil hacerla, sino porque tuvo grandes problemas económicos y en ella se abordaba una situación muy difícil como era la guerra civil española. El conflicto era demasiado reciente y estábamos en una especie de posguerra, de postlucha maniquea de buenos y malos. Todos los de un bando eran malos y todos los del otro, buenos. Entonces quise hacer una película en la que ni eran tan malos unos, ni tan buenos otros. Hice honor a la defensa del santuario y, en lugar de tratar un problema humano, llevé a cabo una especie de exaltación de unas piedras, de un lugar, y, sobre todo, de un hecho heroico, donde eran igual de héroes los que defendían que los que atacaban"



"El santuario no se rinde" (1949). Arturo Ruiz Castillo


 Arturo Ruiz Castillo no buscó ningún espíritu de reconciliación, a pesar de lo dicho por los manipuladores de Televisión Española. No se distanció del llamado "Cine de Cruzada" de José Luis Sáenz de Heredia, Carlos Arévalo, Antonio  Román o Juan de Orduña, creadores de un cine al servicio de la causa fascista, acabada la guerra. Por eso "El santuario no se rinde" es una colección insípida de frases retóricas y vacías, tipos planos y maniqueos, sin profundidad ni vida, en la que, a pesar de lo declarado por el director, los republicanos son abyectos, y los fascistas, beatos y mártires. Un cine de propaganda sin valor artístico alguno. Un cine que no puede sino provocarnos vómito, y que, no por casualidad, ha sido programado el 18 de julio, por quienes se sienten herederos de esa ideología.


"El santuario no se rinde" (1949). Arturo Ruiz Castillo



 Queremos ver las películas a favor de la República que hicieron directores como Herman Shumlin ("The Confidential Agent", 1945), Richard Wallace ("The Fallen Sparrow", 1943), Sam Wood ("For whom the bells tolls", 1943), André Malraux ("Espoir", 1939), Henry Koster ("First Love", 1939), A. M. Sol (Mauricio A. Sollín) ("La mujer y la guerra", 1938), J. Pallejá y L. Frank ("Un pueblo en armas", 1937), Antonio Sau ("Aurora de esperanza", 1937), Henri Cartier-Bresson, Herbert Kline ("Victoire de la vie", 1937), Joris Ivens ("Spanish Earth", 1937), James Hogan ("The Last Train from Madrid", 1937), Fernando Mignoni ("Nuestro culpable", 1937) y otras de distinta duración y trama.


"El santuario no se rinde" (1949). Arturo Ruiz Castillo


 ¡¡¡Basta de cine fascista!!! Que se vea cine de la República. Recordemos que en "Casablanca" (1942) de Michael Curtiz, estuvo censurada la parte en la que Rick hablaba de la guerra contra el fascismo en España. Porque, en esa época, se tenía claro que la guerra civil española fue la primera guerra contra el fascismo.

Título original: El santuario no se rinde
Año: 1949
Duración: 102 minutos
País:  España

Guión: Arturo Ruiz Castillo, Alfonso Nieva (Historia: José María Amado)
Música: Jesús García Leoz
Fotografía: Juan Mariné 


Productora: Valencia Films / Centro Film

Resumen: Marisa Fuenterreal recuerda los días de la resistencia en el santuario de la Virgen de la Cabeza. Allí conoció a Aracil, un hombre de ideas extremistas que la salvó de las tropas enemigas, y luego al capitán Cortés, que murió en la batalla final junto a la mayoría de los defensores. (FILMAFFINITY)


Adolf Hitler und der spanische Staatschef Francisco Franco y Bahamonde bei der Begrüssung der Begleiter des Caudillo auf dem französischen Grenzbahnhof – 23.10.1940. Hendaya
Aquí, el autoproclamado "Generalísimo" Francisco Franco con el Führer alemán Adolf Hitler. Sin la ayuda de Hitler, Franco no hubiera ganado la guerra española




*****


Comentarios de nuestros lectores:



- Jose Pani: "No voy a defender la película porque es imposible defenderla. Es lo que es, se explica por las circunstancias y la finalidad en y con la que se hizo y en cualquier sitio en que se pasara un film de propaganda a la medida de una dictadura militar del siglo XX causaría indiferencia salvo que se exhiba donde tuvo lugar la contienda fratricida, y donde, por más que cantemos los lauros del cierre de las heridas, las heridas están abiertas o cerradas en falso. Lo peor no es que a día de hoy, una fantochada de propaganda que se cae de maniquea y torpe siga levantando airadas reacciones como si su exhibición pudiera ser la ofensa más intolerable del mundo; lo peor es que EXISTEN razones de peso para que produzca esa reacción. Y, si se me apura, lo peor al cuadrado o al cubo es que estamos como estábamos, que nos corre por las tripas lo que nos corría, que unos y otros estamos otra vez camino de desbordar, gota a gota, el vaso de las injurias, y que prefiero equivocarme si creo que, como se desborde, más de uno y más de diez serían perfectamente capaces de liarla y darse un baño de sangre. O seríamos, quién sabe. Por mi parte, la peli tuvo sus cosas que me revolvieron, pero no dejé de darme cuenta de que era un juguete de otros tiempos imposible de coger por ningún sitio en los actuales e imposible de coger por ningún valor intrínseco por lo, repito, torpe y maniqueo. Sin embargo, mira por dónde, me encantan los aviones antiguos, me encantan los aviones de la guerra civil española y disfruté de contemplar buenas imágenes documentales de aparatos reales que intervinieron en la contienda. Así que eso me llevo. No nos amarguemos ni mastiquemos más hiel, porque España, Europa y el mundo están tomando un cariz que no pinta nada, nada, nada bien"


Publicar un comentario