viernes, 30 de octubre de 2015

La cultureta de la terreta - Paco Huesca García. Alicante (España)



La "cultureta" de la terreta

Paco Huesca García
Exhibidor cinematográfico, coleccionista, historiador del cine
Alicante (España)





Paco Hernández 
 Francisco Hernández Rodríguez (Alicante, 1892 - 1974)
"Popularmente conocido como Paco Hernández, Francisco Hernández Rodríguez fue un polifacético artista que destacó como primer actor y director artístico, su verdadera profesión, así como constructor de fogueres desde el mismo momento de la fundación de la Fiesta. También pintor autodidacta"
12 Fogueres plantadas
Las "Hogueras" (Fogueres, en valenciano) son las Fiestas locales de Alicante en las que se exponen unos efímeros monumentos de cartón construidos para ser quemados en la Noche de San Juan.
Los maestros foguerers son artistas del pueblo alicantino muy queridos y cuyos nombres llenan el callejero de la capital de la provincia de Alicante




 La cultureta y la terreta, punto y aparte.
 Nuestra ciudad ha vivido de ciertas tradiciones que a la postre son la cultura del pueblo.
 ¿Cultura popular? Aquellas representaciones teatrales de Paco Hernández, las zarzuelas entre amigos dignas de patio de colegio o de vecinos según se mire. Esas y otras manifestaciones seudoculturales han sido recogidas, bebidas, digeridas o aggiornadas por fiestas mayores o de barrios, e, incluso, por algunas instituciones con un pretendido sello cultural que a alguna ya le vale.


Festival de Cine de Alicante. 2006
Teatro Principal
Alicante



 Desde el respeto que todo esto me merece es lo que llamo sin acritud cultureta de espardeña, la cultureta de la terreta. Pero todo eso debe ser ya la historia, que no hay porque borrarla ni ignorarla, pues estará siempre ahí para bien o para mal.

 Pero en esta ciudad nuestra hay demasíados reinos taifas culturales en donde prima el protagonismo de sus gurús para sus propios intereses por encima de los generales y los de la ciudad. Sus pretenciosos egos son peligrosos. Y lo malo que que estos gurús intoxican y contaminan toda clase de cultura que tocan haciéndole un flaco favor.
 Es la cultureta del amiguismo, de los amiguetes, en donde casi todo vale y al precio que sea. Todo está permitido. Si bien el cine y el teatro tuvieron un punto de inflexión alto, ya sea tanto a nivel público como privado, para luego ir decayendo con ciertas manifestaciones de serie B o Z y de muy corto recorrido. 

 Así nos ha ido y así nos va, como si andáramos en categoría regional. No hay que tener miedos, no ser hipócritas y reconocer con la voz muy alta que en esta ciudad no se ha sido capaz -no hemos sido capaces- de crear un evento cultural que traspase fronteras o sea un referente a nivel nacional. Ni eso. Sólo puede salvarse el MARQ a nivel museístico.


 Feria Medieval
Anuncio colgante en el Ayuntamiento
Alicante
2 de mayo de 2015
Foto de Francisco Huertas Hernández



Feria Medieval
Ayuntamiento
Alicante
2 de mayo de 2015
Foto de Francisco Huertas Hernández


Museo Arqueológico Provincial de Alicante (MARQ)
Fachada
Alicante
25 de febrero de 2015
Foto de Francisco Huertas Hernández



 Deberíamos haber mirado en otras ciudades y no tratar de realizar los inventos del TBO. Ni siquiera la música ha alcanzado cotas gloriosas a pesar de esfuerzos varios y que ahora se redoblan con mediocre acogida y espero equivocarme. No se ha sido capaz de organizar una filmoteca estable, ni un auditorio para albergar grandes óperas o manifestaciones varias.

 Ni una sala permanente de cine en versión original. Nos hemos quedado con un auditorio multiusos. Se ha sido incapaz de levantar un palacio de congresos, y aunque miedo me da pensar en lo que podrían ser sus contenidos 


 Ahora vivimos momentos donde en la cultura prima la moda y la comida con las fashions weeks y los concursos gourmets. Son la cultura de la moda, del buen comer, hasta la del ocio y ese invento de la cultura del tardeo que le auguro dos telediarios porque huele a pasajero como un bourbon con agua y hielo en un vaso de sidra.

 Algo falla en Alicante y no me pregunten qué es. Teatros a medio gas, cines vacíos -los de las buenas pelis-, salas de exposiciones de dudosos contenidos variopintos, complejos culturales que no se saben ni que lo son e ignoro si lo pretenden, etc, etc.

 Y los omnipresentes gurús que se creen salvadores de la cultura. Sólo deseo acabe esa cultureta de la terreta y tengamos una ciudad culta culturalmente hablando. Vamos, una ciudad culta, que viene de cultura.


 Postdata: Parafraseando a Simone de Beauvoir, con esa cultureta nuestra podríamos llegar a una brutal incultureta también nuestra que nos encerraría de forma tan hermética como una cárcel.


Publicar un comentario