lunes, 3 de agosto de 2015

"Une estonienne à Paris" (2012). Ilmar Raag - Francisco Huertas Hernández. Alicante. España




“Une estonienne à Paris” (2012)
Ilmar Raag



Comentario: Francisco Huertas Hernández





“Une estonienne à Paris” (2012). Ilmar Raag




 El viernes 31 de julio vimos en los cines "Princesa" de Madrid, la película “Une estonienne à Paris” dirigida por Ilmar Raag. Se trata de una coproducción entre Estonia, Francia y Bélgica. En España los distribuidores la han titulado “Una dama en París” jugando a la baza segura de Jeanne Moreau. Como siempre el nombre original del filme es mejor. Este largometraje, además, se estrena en España con años de retraso.



Cines "Princesa"
Princesa, 3
Madrid
Entrada
"Une estonienne à Paris" ("Una dama en París"). Versión Original Subtitulada
Sala 3. Sesión 20:30. Fecha: Viernes 31-7-2015
Fila 5. Butaca 4



 Cines "Princesa"
Princesa, 3
Madrid
Cola
1-8-2015
Foto de Francisco Huertas Hernández


Cines "Princesa"
Princesa, 3
Madrid
Cartel de "Una dama en París" ("Une estonienne à Paris")
1-8-2015
Foto de Francisco Huertas Hernández



“Une estonienne à Paris” (2012). Ilmar Raag
Título. Créditos iniciales
Anne (Laine Mägi) baja de un autobús en una nevada ciudad estonia



 Para empezar diré que la película es muy buena. Sus virtudes son la sencillez en el relato, la naturalidad de la historia y la sensacional interpretación de los tres protagonistas. Además hay que destacar la presencia de dos lenguas y dos culturas: la estonia y la francesa. No quiero imaginar cómo será el doblaje de esta cinta, lo único claro es que ver cine doblado es destrozar las películas.

 Ilmar Raag es un guionista y director estonio, que debutó con “Tappev tartu”. Ha dirigido después: “Klass”, “Kertu” o “Ya ne vernus”. También ha trabajado en televisión.


“Une estonienne à Paris” (2012). Ilmar Raag
El director Ilmar Raag da órdenes a la actriz principal Laine Mägi
El Arco del Triunfo detrás. Es la secuencia de su primer paseo por París



 La “mirada” del director en esta película es eminentemente femenina: sus dos protagonistas principales son mujeres, pero, incluso, el hombre, presenta rasgos de lealtad y delicadeza femeninos.


“Une estonienne à Paris” (2012). Ilmar Raag
Frida (Jeanne Moreau) y Stéphane (Patrick Pineau)




 El filme empieza en una nevada ciudad estonia en la que vemos a Anne (Laine Mägi) que regresa a casa. El ambiente no sólo es gélido sino también descorazonador: un cuñado alcohólico, una madre muy anciana con Alzheimer, a la que cuida. La madre muere y Anne recibe una llamada en la que le ofrecen un trabajo en París. Tras consultar a sus dos hijos, que viven independizados, acepta. Aquí acaba el prólogo. Hasta ahora era una película estonia.


 “Une estonienne à Paris” (2012). Ilmar Raag
Inicio del filme: Estonia. Nieve. Torre de una iglesia luterana evangélica



“Une estonienne à Paris” (2012). Ilmar Raag
Anne (Laine Mägi) encuentra a su madre en el suelo al llegar a casa
Inicio de la película. Estonia


“Une estonienne à Paris” (2012). Ilmar Raag
Madre de Anne. Primer plano



“Une estonienne à Paris” (2012). Ilmar Raag
"Eestlanna Pariisis" (2012). Ilmar Raagi Film
Cartel estonio





Una canción de Joe Dassin -“Si tu t’appelles mélancolie”- extraída de una vieja cassette sirve de puente para pasar del país báltico a la capital del Sena. Con esta canción vemos llegar al aeropuerto Charles de Gaulle a la protagonista.


“Une estonienne à Paris” (2012). Ilmar Raag
Anne (Laine Mägi) llega al aeropuerto Roissy-Charles de Gaulle, en París
En la imagen, de espaldas, recogiendo su maleta en la cinta, mientras suena la canción "Si tu t'appelles mélancolie" de Joe Dassin



 Allí la espera Stéphane (Patrick Pineau) que la lleva a la casa donde trabajará cuidando a una anciana señora estonia, Frida (Jeanne Moreau)

 Frida -con un carácter hosco y una brutal sinceridad- pone a prueba la paciencia de Anne, que encuentra el único apoyo de Stéphane, dueño de un café cercano, y antiguo amante de Frida.


 Éste es el breve resumen de este largometraje íntimo y de gran autenticidad.



“Une estonienne à Paris” (2012). Ilmar Raag
Frida (Jeanne Moreau)



 Un filme en el que, de manera elegante y sencilla, se despliegan algunos temas universales como la soledad, la vejez, la emigración, la xenofobia, la muerte, el amor.

 El personaje de Anne es el de una mujer estonia de mediana edad. Al comienzo de la película se nos presenta como una anciana cubierta de prendas de abrigo, que ayuda, y, luego, se desembaraza de un alcohólico que resulta ser su cuñado. La vemos hablar con su madre que ya no la recuerda, y encontrar al día siguiente a ésta muerta. Las imágenes del entierro tienen notable valor antropológico pues nos presentan el ritual de la cultura estonia. En la celebración ulterior al funeral vemos a los dos hijos de Anne.

 En pocas imágenes se traza un retrato de una mujer que no es tan mayor como al principio nos pareció. Una mujer sola, que se divorció hace años, y que estuvo cuidando a su madre con Alzheimer durante los últimos años de su vida.  Anne es tímida, servicial y aburrida.


“Une estonienne à Paris” (2012). Ilmar Raag
Anne (Laine Mägi)




 Tras aceptar el trabajo de cuidadora en París –ya que estudió francés en el instituto- empieza una nueva existencia en una gran capital occidental. La vemos pasear sola por la capital del Sena descubriendo el Arco del Triunfomuy cerca de la casa en la que trabaja, contemplando los escaparates de moda, o arrobada ante la Tour Eiffel. Su gesto de admiración contenida refleja muy bien el carácter de esta mujer sometida a la costumbre y la moralidad del pequeño país báltico. 


“Une estonienne à Paris” (2012). Ilmar Raag
Anne (Laine Mägi) contempla un escaparate de moda


“Une estonienne à Paris” (2012). Ilmar Raag
Anne (Laine Mägi) contempla la Tour Eiffel al amanecer desde Trocadéro, tras abandonar la casa de Frida y pasar todo el día caminando por la ciudad




 Uno de los elementos que mejor explican su evolución es su forma de vestir: en el invierno estonio del comienzo, tapada, apenas se aprecia su cuerpo, aparenta más edad. En casa de Frida, y bajo su influencia, empieza a vestir más femenina. Hay dos escenas clave al respecto: cuando la vemos poner la mesa, filmada en plano bajo mostrando sus piernas, luego en un contrapicado vemos el vestido corto por encima de las rodillas; y la marcha de Anne, cuando camina por París durante toda una noche con tacones y vestido corto. Entonces parece una mujer, por fin, afirmada en su feminidad: atractiva, joven, rubia y esbelta, al punto de que un viandante se gira para mirarla.


“Une estonienne à Paris” (2012). Ilmar Raag
Anne (Laine Mägi) con su maleta, caminando por París, tras abandonar la casa de Frida
La gran transformación física de Anne es evidente en esta imagen 



 Por otro lado, la elegancia que acompaña a la feminidad o descubrimiento del cuerpo como fuente del deseo del otro y valoración de uno mismo. Frida regala una de sus gabardinas a Anne cuando salen de paseo. La ropa que Anne viste hasta ese momento es estonia: tejidos bastos, formas pesadas, ajena a la moda y el glamour.


“Une estonienne à Paris” (2012). Ilmar Raag
Anne -elegante con su gabardina- y Frida, caminando por París


 Relacionado con la vestimenta tenemos otro tema: la moralidad religiosa, y esa represión que lleva a Anne a no tener contacto alguno con hombres desde que se divorció.


“Une estonienne à Paris” (2012). Ilmar Raag
Anne (Laine Mägi) duerme en el metro, tras abandonar la casa de Frida
Elegante, bella, esbeltas piernas


“Une estonienne à Paris” (2012). Ilmar Raag
Anne (Laine Mägi) duerme en el metro, tras abandonar la casa de Frida
Elegante, bella, esbeltas piernas




 Jeanne Moreau tiene uno de los mejores papeles de su vida en Frida, una emigrada estonia, que ha roto los vínculos con su comunidad originaria, como se aprecia en el hecho fundamental de no hablar su lengua. Frida es una elegante parisina encerrada en su apartamento de lujo del distrito VIII. Vive sola, recibiendo las visitas esporádicas de un antiguo amante, única persona que podemos considerar de su familia. Es una anciana de carácter fuerte, independiente, inteligente, caprichosa, liberada de la tradición machista de su patria de origen, de la que salió hace tanto tiempo que ni recuerda. Ha intentado suicidarse. Frida amargará a Anne con sus reproches y comentarios desabridos, lo que motivará que ésta la deje en dos ocasiones. Pero es la liberación sexual lo que más impresiona de Frida: tuvo amantes, y desafió la moral mojigata de sus compatriotas. Su último amante fue un chico joven que trabajaba de camarero en su café, y que recibió tras quedarse ella viuda.


“Une estonienne à Paris” (2012). Ilmar Raag
Frida (Jeanne Moreau) rechaza el croissant de plástico y enseña a Anne dónde comprar los croissants



 Estas dos mujeres se necesitan. Al principio la relación es de dominio y humillación por parte de la señora sobre la doméstica. En esa relación de poder, el carácter sumiso de la sirvienta irrita aún más a la amargada dama. Pero, poco a poco, crean un vínculo de confianza mutua, aunque siguen chocando. Cada una intenta mantener su rol. Anne se va “fridizando” (sus formas de vestir). Frida se va “annificando” (vuelve a hablar con compatriotas estonios, dulcifica en parte su carácter atrabiliario). Viene a producirse ese fenómeno de intercambio osmótico tan propio de los que conviven.


“Une estonienne à Paris” (2012). Ilmar Raag
Anne (Laine Mägi) de espaldas, y Frida (Jeanne Moreau) que exige las llaves del botiquín, que habían sido retiradas por Stéphane tras su intento de suicidio



 Esta oposición de dos soledades es el eje de la película, a la que hay que añadir los dos personajes masculinos: el citado Stéphane, y Olivier (Corentin Lobet), un caballero mayor que forma parte del café. Todos ellos son personajes solitarios, que, apenas, muestran contacto con otros seres humanos.


“Une estonienne à Paris” (2012). Ilmar Raag
Frida (Jeanne Moreau) cogida del brazo de Stéphane (Patrick Pineau)




 Frida es estonia, pero rechaza hablar su lengua, lo que provoca la perplejidad de Anne. Cuando Frida cae en uno de sus frecuentes estados depresivos -al sentir el rechazo de Stéphane- Anne lleva a su casa a un grupo de estonios de la iglesia, en cuyo coro cantó la señora hace años. La reunión acaba mal. Frida no es mujer que admita críticas. Sus ex-compatriotas le reprochan su libertad sexual. Ella responde en francés mientras ellos hablan estonio. La moral religiosa y cerrada de estos emigrantes es inaceptable para una mujer que supo llegar a ser dueña de su libertad.

 En íntima conexión con ello, aunque resulta algo contradictorio, Frida muestra un gran desprecio por los emigrantes, una xenofobia de aire aristocrático de alguien que precisamente se integró rechazando sus orígenes. Anne es la víctima de estos desprecios. No obstante, no es una película sobre la xenofobia, más bien sobre el choque cultural.



“Une estonienne à Paris” (2012). Ilmar Raag
Frida (Jeanne Moreau) en el Café de Stéphane



 Quisiera para acabar –en lugar de hacer “spoiler”- alabar la interpretación de los cuatro actores principales, con mención especial para la eximia Jeanne Moreau, que con su voz rota, su dicción perfecta, y sus gestos y miradas, compone uno de los grandes papeles de su vida. Orson Welles dijo de ella que era la mejor actriz del mundo. Aquí se confirma a sus 84 años.


“Une estonienne à Paris” (2012). Ilmar Raag
Anne (Laine Mägi), y detrás la Tour Eiffel


“Une estonienne à Paris” (2012). Ilmar Raag
Anne (Laine Mägi) y Stéphane (Patrick Pineau)



 Laine Mägi está perfecta en su papel. Es una actriz que ya había trabajado con Raag en Estonia, y famosa también por su aparición en series de TV.


“Une estonienne à Paris” (2012). Ilmar Raag
Anne (Laine Mägi) camina por el Boulevard Saint-Germain.
Detrás se ve la librería "L'Ecume des pages" y el Café de "Flore"




 Esta cinta de Ilmar Raag no ha tenido la consideración de la crítica. Algunos la han tachado de simple, aburrida y previsible. Es lamentable que una vez más los críticos ninguneen películas tan sensibles, poéticas y llenas de humanidad, ensalzando el cine comercial de Hollywood, que de cine va teniendo poco.




Une Estonienne à Paris
2012
France - Estonie - Belgique
Durée : 1h 34

Réalisation: Ilmar Raag
Scénario: Ilmar Raag, Lise Macheboeuf et Agnès Feuvre
Photographie: Laurent Brunet
Montage: Anne-Laure Guégan
Décors: Pascale Consigny

Production: Jeremy Burdek, Philippe Kauffmann, Nadia Khamlichi, Adrian Politowski, Miléna Poylo, Gilles Sacuto, Riina Sildos et Gilles Waterkeyn

Coproduction: Amrion OÜ (Estonie) et La Parti Production (Belgique)
Sociétés de distribution : Ufilm, TS Productions, Amrion

Genre : drame

Date de sortie : 26 décembre 2012



Cast:
Jeanne Moreau: Frida
Patrick Pineau: Stéphane
Laine Mägi: Anne
Corentin Lobet: Olivier



“Une estonienne à Paris” (2012). Ilmar Raag
Trailer





 Cines "Princesa"
Princesa, 3
Madrid
Cola
1-8-2015
Foto de Francisco Huertas Hernández


 Cines "Princesa"
Princesa, 3
Madrid
Cola
1-8-2015
Foto de Francisco Huertas Hernández


 Cines "Princesa"
Princesa, 3
Madrid
Cola
1-8-2015
Foto de Francisco Huertas Hernández



Ficha de la película "Una dama en París"
 “Une estonienne à Paris” (2012). Ilmar Raag
Cines "Renoir". Madrid
Julio 2015
Anverso



Ficha de la película "Una dama en París"
 “Une estonienne à Paris” (2012). Ilmar Raag
Cines "Renoir". Madrid
Julio 2015
Reverso



Publicar un comentario