miércoles, 12 de agosto de 2015

Hubo un tiempo de cines - Paco Huesca García. Alicante. España





Hubo un tiempo de cines...


Paco Huesca García

Programador, cinéfilo, empresario cinematográfico y promotor cultural



Alicante (España)



"The Last Picture Show" (1971). Peter Bogdanovich
Movie Theatre "Royal". Anarene. Texas



 Hace más de medio siglo o así, cada ciudad de España estaba llena de cines. Algunos eran enormes, como catedrales, llenos de escalinatas de mármol y lujosos bares en el entresuelo, y también los había más pequeños, más humildes, con pantallas que a duras penas podían proyectar el Cinemascope, cines de barriada, estupendos ellos.



Cine "Tetuán"
Bravo Murillo, esquina con Francisco Medrano
Madrid
"Fue diseñado por los arquitectos F. J. González de Riancho y E. de la Torriente y Aguirre en el año 1931" (Wikipedia)



Cine "Otero"
Barrio del Cristo del Otero
Palencia
Un cine de barrio
Foto de 1975



Cine "Salón Granados"
Barrio de Benalúa
Alicante 
Atestado de gente



 Preguntad a cualquiera de mi edad o así, y os hablará menos de las pelis que le gustaron que de los cines donde las vio, de los cartelones que cubrían las fachadas, maravillosos, y los pasquines de Jano, Mac, Soligó... o del chaval que anunciaba los caramelos y las patatas fritas y, desde luego, de quién les acompañó aquel día, sus padres, amigos o la chica que le gustaba.


Macari Gómez Quibus  ("Mac")
Cartelista de cine
En la imagen en plena faena: se puede leer "Rebeca"


"El gran juego" ("Le grand jeu") (1954). Robert Siodmak
Cartel español dibujado por Jano


Jano (Francisco Fernández-Zarza)
Cartelista de cine
Autoretrato de 1964


"La túnica sagrada" ("The Robe") (1953). Henry Koster
Cartel español de Josep Soligó Tena (1910-1994)



Cine "Rialto"
Gran Vía 54
Madrid
"El último cuplé" (1957). Juan de Orduña
Estreno el 6 de mayo de 1957
Cartel



 El cine era la verdadera religión de nuestra infancia y adolescencia. Para muchos todavía lo es. Creer o no creer lo que salía del proyector. Yo elegí ir al cine en lugar de ir a misa, bueno lo compatibilizaba. Me incliné hacia la Religión de la Pantalla. El cine era otra iglesia, y se iba a ella con la misma devoción que a San Nicolás. Pero todo se acaba.

 Acordaos de aquello que se oía en la obra de Bogdanovich "THE LAST PICTURE SHOW": "Nobody wants to come no more. Baseball in the summer, TV all the time". Era 1951 cuando cerraban el cine Royal de Anarene, Texas. A nosotros el final nos llegaría más tarde.



"The Last Picture Show" (1971). Peter Bogdanovich



 De aquel Alicante en Gevacolor o color by de Luxe no queda nada. Adiós al Monumental, Avenida, Casablanca, Ideal, Capitol, Rialto, Arcadia, Carlos III, Calderón, Chapí, Alameda, Astoria...




Cine "Avenida"
Rambla, 21
Escenario y butacas
Alicante (España)
Postal propiedad de Francisco Huertas Hernández



Carmen Sevilla
"El sueño de Andalucía" (1951). Luis Lucia
Film en GEVACOLOR




 El cine nos ofreció la posibilidad de ser libres, nada menos. Nos regaló imaginación, nos hizo neoyorquinos o londinenses, romanos o brasileños, ciudadanos del planeta y no sólo españolitos de posguerra.
 No estoy diciendo que las películas nos brindaran escapismo y, menos aún, conformismo. Digo que el cine nos hizo universales y, de alguna manera, libres. Eso, en una época especialmente dura y complicada.



Publicar un comentario