domingo, 24 de mayo de 2015

"El Cid" (1961). Rodaje y Análisis - Jesús Mateo Pinilla. Palencia. España




Rodaje de la película
"El Cid" (1961) de Anthony Mann,
en Ampudia (Palencia)

Análisis histórico de la figura del Cid Campeador

Jesús Mateo Pinilla
Arquitecto 
Palencia (España)



  Rodaje de "El Cid" (1961). Anthony Mann



"El Cid" (1961). Anthony Mann



 Burgos y el Cid han sido una pareja constante en la temática del arte español: en la pintura, en la escultura, literatura, poesía etc… y por supuesto en el cine. 

Cartel muy bien ejecutado, con pocos medios, para una conmemoración cidiana con un castillo basado en la imagen de la Puerta de Santamaría de Burgos al fondo.  Iremos viendo el reflejo de la figura del Cid en el cine y en otras artes.




 En este sello de correos el pintor de Milagros, un pueblecito de Burgos, José Vela Zanetti (1913-1999), representa a un guerrero con una imagen de labrador castellano. La figura con la mano derecha en el corazón nos transmite algo muy poco conocido del pintor. Ese gesto, Vela lo conocía como signo de fidelidad porque en su exilio había pintado y decorado una Logia masónica.  


***


La película del Cid


 En 1960 se rueda en España la película "El Cid" cuyos protagonistas fueron Charlton Heston y Sophia Loren, bajo la dirección de Anthony Mann, y con Samuel Bronston como productor, que supuso la continuación del cine histórico español, de mucho éxito con las figuras de Alba de América o Jeromín. Esta vez la película se rueda en technicolor y doblada.

 El Régimen político de entonces trataba de incorporar al pueblo español el sentimiento patriótico, alejado durante el conflicto civil, la guerra, buscando las figuras históricas que pudieran ejemplificar lo español y buscando las raíces unieran lo que representaba de ruptura entre los españoles.
Para ello se sirvió de un productor como el judío Samuel Bronston, a quien dio facilidades para fundar a la salida de Madrid hacia la Coruña los estudios al aire libre que necesitaba el rodaje de las escenas de historia, con batallas, manifestaciones de campesinos, etc…

 Además el cine estaba considerado como una gran industria capaz de atraer dinero de América.

 Para documentar el rodaje del Cid el director Anthony  Mann se aconseja por hispanistas de la talla de Menéndez Pidal, que escribió una buena historia de España, y biólogos como el doctor Félix Rodríguez de la Fuente.


El filólogo e historiador Ramón Menéndez Pidal (1869-1968) saluda a Anthony Mann antes del rodaje, dispuesto a cotejar la historia con la película.
A su izquierda vemos a Charlton Heston y Samuel Bronston

  


Menéndez Pidal observa la veracidad de la Tizona junto al actor principal Charlton Heston (a la izquierda).
Detrás Genevieve Page. A la derecha de Menéndez Pidal vemos a Anthony Mann y a Samuel Bronston


Charlton Heston (El Cid) con la espada Tizona



El doctor Félix Rodríguez de la Fuente (1928-1980) (en el centro) le enseña a Charlton Heston el manejo de la rapaz halconera en presencia del historiador Menéndez Pidal


 Posteriormente, el doctor Félix Rodriguez de la Fuente dirigiría unos programas documentales que la televisión española de entonces, proyectaba los sábados después de comer y que nosotros, como niños, esperábamos con atención. Sus temas principales eran los lobos y las rapaces. Entonces, el doctor hablaba de los ecosistemas y de la bondad de su sostenimiento para la especie humana. 

 Rodando uno de los programas desde un helicóptero el equipo tuvo un accidente que terminó con su vida y la de sus acompañantes. Hoy en el cementerio de Burgos una lápida junto a un lobo resume y deja constancia de su magisterio.





 Rodaje de la primera escena en Ampudia. Palencia


 La  primera escena. El primer plano con el que se abre la película se rodó en Palencia, concretamente en Ampudia, delante del castillo que hoy es propiedad de la familia Fontaneda.


Castillo de Ampudia. Palencia


 El Castillo era, se mantiene, y es, gracias a los herederos de Ito Fontaneda en la actualidad.
 La familia propiedad de la mayor industria galletera palentina ubicada en Aguilar de Campóo, y concretamente Ito protegió con su patrimonio personal el arte, rescatando pintura del siglo XIX, relojes, antigüedades y recreando la vivienda del libertador Martí en Cervatos de la Cueza, Palencia.  Aún no ha sido reconocida de forma suficiente su labor en Castilla y Palencia. 
 Su hija es la actual directora del Museo de Arte Moderno de Valladolid. 


 En ese primer plano de la película aparece el Cid en un escenario: una iglesia envuelta en llamas, abrasada por los moros. El héroe rescata de las ruinas y baja del altar un gran Cristo crucificado asaeteado por los Sarracenos.  Rompe las flechas dando con el canto de la mano hacia el suelo y dos guerreros ayudantes, en realidad labradores del pueblo, cargan la mula que espera al Cristo para llevarlo protegido a un convento.  

 Yo recuerdo que mi padre me fue a buscar al colegio para que pudiera ver el rodaje de la película, y los caballos de la guardia civil que actuaban de extras, porque, entonces, un rodaje era todo un acontecimiento en Palencia, y pensaba que era una labor educativa que, como padre, debía acometer. 

 Además, así podía admirar mi padre a Sophia Loren, quien, a todo español de entonces, provocaba pasiones. Mi madre, mujer celosa, nos acompañó para evitar tentaciones y que no se la fuera el marido con la actriz, misión imposible, pero... 

 Luego pudimos apreciar que no estuvo en el rodaje de esa escena la Loren, quien no aparecería hasta más avanzada la película.
 La escena de pocos minutos (uno o dos), se rodó hacia la una de la tarde, repitiéndose, como de costumbre varias veces, y el escenario con la iglesia que era de escayola del fondo se prendió en varias ocasiones vertiendo gasolina sobre las ruinas para provocar el fuego. 



En esta foto, Heston (el Cid), concentrado en el papel, va desde la parte trasera del escenario a salvar al Cristo. Uno de los carpinteros de escena con el martillo en el cinto, como los encofradores, ayuda al escenario y la figura del Cid se antepone a la preciosa torre de la Colegiata de San Miguel de Ampudia




 El propio Cid, como en una lección de religiosidad, carga la cruz sobre la mula que espera. Ya había roto las flechas que estaban clavadas en unos agujeros que se hicieron sobre el Cristo gótico y donde se insertaban las flechas cada vez que las rompía el protagonista


 Las fotografías de enorme valor documental pertenecen a un ampudiano, Don Álvaro Castro, aunque no llevan su firma sobre ellas o en prueba de agua.
 Desde aquí nuestro más sincero homenaje a este fotógrafo que supo captar la esencia de este pueblo Palentino en unas imágenes de lo no cotidiano, que han formado parte de la memoria de recuerdos de muchas familias, y que, hoy, gracias a la generosidad de un pariente suyo podemos seguir en el Facebook de Ampudianos por el mundo.

 Así, como en Ampudia, se fueron rodando exteriores por pueblos de media España: Jarandilla, Belmonte, Peñiscola

 Para rodar las vistas exteriores del castillo de Jarandilla se desplazó el actor, lo que se recoge en el artículo de un diario de entonces:



"Visita de Charlton Heston a Jarandilla
Recorte de prensa


 Y el castillo aparecería de fondo de Charlton Heston a caballo dispuesto a luchar en un torneo.



Castillo. Jarandilla de la Vera (Cáceres)


El Cid. Detrás: el castillo de Belmonte (Cuenca)


"El Cid" (1961). Anthony Mann
Justa. Detrás: Castillo. Belmonte (Cuenca)


En la playa de Peñíscola se rodaría una batalla.
El actor Charlton Heston en la playa de Peñíscola montado en Babieca preparándose para el rodaje.


En el rodaje de la batalla. Playa de Peñíscola (Castellón)
 Y a la izquierda, en un recuadro, Heston corta la tarta de bodas de la hija de un político de entonces, quizá el gobernador civil, ya en el hotel, al volver del rodaje.


La bella Sophia Loren (doña Jimena), la esposa del Cid




 Los dos protagonistas, acaramelados, en un cartel muy posterior, años, al estreno
Edición en DVD


 "El Cid" (1961). Anthony Mann
Cartel italiano
Este cartel sí es de la época del estreno de la película




"El Cid" (1961). Anthony Mann
Y este cartel del español Jano era el oficial de la película


 Francisco Fernández-Zarza Pérez, más conocido como Jano (Madrid, 1922-1992) fue el más importante cartelista cinematográfico español de aquella  época junto a Macario Gómez, que firmaba como Mac.



Jano
Autorretrato. 1964


 Jano fue ilustrador en revistas republicanas, por lo que fue condenado a cárcel, luego, en los años cincuenta trabajó pintando portadas de Dólar, un Tebeo con buenas ilustraciones.
 Era el cartelista preferido de las distribuidoras españolas como Chamartin, Filmayer, la hispaño mejicana Hispamex, Mercurio Films y Procines.
 Contaba para ello con un taller en la calle Bordadores.


 Además de los carteles y pasquines se editaron calendarios de bolsillo por la familia Fournier de Vitoria, que hacía  las cartas de las barajas, con un retrato del Cid, y otros con el de Sophia Loren. Nosotros, de chavales, nos los cambiábamos como si fueran cromos muy apreciados.



 También en la escultura el Cid fue un personaje muy tratado. 



Estatua del Cid en Burgos, de Juan Cristóbal.

 Juanito Cristóbal, al que dedicó una crónica en su fallecimiento el escritor y periodista César González Ruano recogida en su libro de Necrológicas (1925-1965), donde dice que lo mejor de él es la gracia y la simpatía, su condición humana, y de él tambien habla el escultor Sebastián Miranda, porque se le rompió la cabeza del caballo y hubo de reponerla a toda prisa. Sin duda porque anatómicamente está forzada, pasándose su frente de la vertical.  El tercio delantero está mejor tratado pero si el caballo en la realidad se apoyara sobre los cuartos traseros se caía.
 La obra no es de las mejores esculturas ecuestres.
Juan Cristóbal compró el Palacio de Don Alvaro de Luna, en Cadalso de los Vidrios, el pueblo del humorista gráfico Forges, una bella locura.
 Era un hombre ordenado que dejó a un lado lo que entonces se llevaba, la bohemia, y sólo salía un poco de tasquitas, sin llegar a acostarse tarde.

 En esta escultura se puede apreciar la monta del jinete con las piernas rectas, apoyándose todo el cuerpo en los estribos porque los caballeros de entonces no montaban “a la jineta”, con las piernas dobladas, ya que eso era de árabes. 
 Así mismo, las espuelas no eran de rodaja sino de tipo acicate o aguijón ibéricas. 




 Acicates o espuelas ibéricas encontradas en el cerro de la Agujetas, en Granada




Escultura del condottiero Gattamelatta, obra de Donatello, en Padua 
El Gattamelata montando con la pierna sin doblar



Estudio de Verrochio para el Colleoni, también con la pierna del jinete recta


 Bartolomeo Colleoni (1395-1475)
Mercenario (condotiero) italiano del siglo XV


 Verrocchio: Estatua ecuestre de Bartolomeo Colleoni, en Venecia


Las iglesias de San Juan y San Pablo de Venecia en cuya plaza está el Colleoni de Verrochio




 El Monumento al Cid Campeador o Escultura del Cid en Sevilla es un extraordinario monumento de bronce realizado por Anna Hyatt Huntington en 1927 sobre un basamento de piedra. 




Anna Hyatt Huntington (1876-1973)
Escultora norteamericana
Retrato de la escultora Anna Hyatt Huntington del Cid sevillano


 Anna Hyatt Huntington era magnífica escultora ecuestre, estaba casada con el embajador de Estados Unidos en España y fue la que hizo la escultura de la donación de la antorcha de la ciudad universitaria. Sin duda de las mejores esculturas ecuestres españolas y mucho mejor que la de Juan Cristóbal. Su marido encargó y llevó a América  la colección de la Hispanic Society de América con los cuadros de la España de Sorolla.


 Según la autora, Alfonso XIII le dijo sobre Babieca, el caballo del Cid:
 "Yo siempre quise saber qué clase de caballo cabalgaba el Cid. Ahora, al ver el que usted modeló, coincido con usted en que éste es el único tipo de caballo digno de haber sido montado por el héroe castellano"

 Anna Huntington desarrolló sus estatuas sobre el Cid Campeador tras su matrimonio con el reputado mecenas e hispanista Archer Milton Huntington, norteamericano también y propietario de una ingente fortuna. 



El Cid de Anna Hyatt Huntington en Buenos Aires en el llamado Barrio del Caballito


 Con el deseo de crear un día un gran museo, Huntington, amante declarado de la cultura española, había pasado muchos años de su juventud completando estudios en España, conociendo sus costumbres y su idioma, llegando a financiar una hermosa edición del Cantar de Mío Cid
 Entre finales del siglo XIX y principios del XX, este filántropo americano, instalado en Sevilla, coleccionó completísimas obras de arte y libros.


La donacion de la antorcha o El relevo generacional, obra de Anne Huntington en la Ciudad Universitaria de Madrid y en la de Valencia.


El Cid de José Alvarez Cubero


 José Álvarez Cubero (Priego de Córdoba, 1768 -1827) fue un escultor español de estilo neoclásico, que realizó una gran parte de su carrera en París con los escultores animalistas franceses y en Roma.




 Otra obra pictórica de un artista extranjero, sin el apasionamiento expresivo de los nuestros.




Buen grabado del Cid, posiblemente obra de Gustavo Doré



“El Cid oteando el horizonte”, obra del pintor burgalés  Marceliano Santa María, hoy propiedad del Ayuntamiento de Burgos



 El Cid en el Comic. Una obra en la que el autor desconoce la posición de las patas y cascos de los caballos y por eso los introduce entre la hierba, como si pretendiera dar más velocidad al galope tendido.



 Con esto queda estudiado el rodaje del Cid en Palencia y, someramente, las esculturas ecuestres y obra gráfica sobre el Cid.


Jesús Mateo Pinilla




Publicar un comentario