lunes, 18 de mayo de 2015

Cine "Castilla" (Salón "Novedades"). Palencia. Clara Bow - Jesús Mateo Pinilla. Recuerdos de cine. Palencia


Cine "Castilla"
(Antiguo Salón "Novedades")
Palencia

Clara Bow (1905-1965)

Recuerdos de cine

Jesús Mateo Pinilla
Arquitecto 
Palencia (España)







Salón "Novedades" (luego Cine "Castilla", desde 1949)
Calle Mayor
Palencia (España)


 Paseo de la Calle Mayor en la mañana de domingo. A la izquierda de la foto se ve la tienda de Ventura del Olmo que era juguetería en la época de navidad. Este del Olmo fue alcalde republicano de Palencia y a un hijo suyo, que era ingeniero y masón, lo fusilaron en la guerra cerca de Aguilar de Campoo.



Salón "Novedades" (luego Cine "Castilla", desde 1949)
Calle Mayor
Palencia (España)

La película "True to the Navy" (1930) de Frank Tuttle, es la que aparece en el gran cartel.
Protagonizada por Clara Bow



 Sobre las columnas de la Calle Mayor se disponían las carteleras con fotogramas importantes de las películas. Y como se ve en la foto aún no estaban colgados de dichas columnas los carteles anunciadores de la película. Eso fue después. 
 Esas carteleras eran planas y rectangulares, de madera pintadas en verde carruaje para todos los cines menos para el Principal que eran redondas, siguiendo la curvatura de las columnas jónicas de la Calle Mayor. 




Cine "Castilla" (antes Salón "Novedades")
Palencia
Historia





"True to the Navy" (1930). Frank Tuttle
Clara Bow y Frederic March


"True to the Navy" (1930). Frank Tuttle
Clara Bow


La película de la foto, muy avanzada para la Palencia de entonces, que aparece en el cartel es "Fiel A La Marina" ("True to the navy") de 1930, por lo que la foto es datable por entonces.



"True to the Navy" (1930). Frank Tuttle
Clara Bow



"True to the Navy" (1930). Frank Tuttle
Clara Bow



"True to the Navy" (1930). Frank Tuttle
Clara Bow




  La película es una de Clara Gordon Bow que fue una actriz estadounidense, conocida por su trabajo en el cine mudo en los años 1920. Bow fue además el arquetipo de flapper, mujeres jóvenes que usaban faldas cortas, no llevaban corsé, lucían un corte de cabello especial (denominado bob cut) o chicas garçon, escuchaban música no convencional para esa época (jazz), que también bailaban. 




Clara Bow
Una "flapper"
Caricatura


Clara Bow




 Las flappers usaban mucho maquillaje, bebían licores fuertes, fumaban, consumían cocaína, y usaban del petting, por lo que tenían lápices de labios especiales, conducían, con frecuencia a mucha velocidad, y tenían otras conductas similares a las de un hombre, y que eran un desafío a las leyes o contrarias a lo que se consideraba en ese entonces socialmente correcto. Clara Bow además era Chica It (que gusta a los dos sexos).




"Dancing Mothers" (1926). Herbert Brenon
Clara Bow




Primeros Años:
 Clara Bow nació en Brooklyn, Nueva York, en el seno de una familia disfuncional afectada por enfermedades mentales, pobreza y abuso emocional. Era la tercera hija de la familia, pero sus otros hermanos nacieron muertos. Su madre, pensando que Clara también acabaría muriéndose, no se molestó en hacerle un certificado de nacimiento.



Clara Bow
Bebé



De pequeña solía jugar con los chicos en la calle, pues las niñas no querían jugar con ella a causa de sus ropas viejas y sucias. Un amigo suyo, Johnny, murió quemado en sus brazos cuando ella tenía 10 años. Años después, Bow fue capaz de llorar a voluntad durante una película recordando este suceso.
 Su madre, Sarah Gordon, era una prostituta ocasional que sufría epilepsia. Su padre, Robert Bow, raramente hacía acto de presencia y, supuestamente, era un disminuido psíquico. Solía maltratar tanto a su mujer como a Clara y se argumenta que llegó a violar a ésta cuando tenía unos 15 años de edad, aunque no hay ninguna fuente que lo verifique.



 En 1921, Clara ganó un concurso de una revista de cine, cuyo premio era participar en una película. Había mandado dos fotos de sí misma a la revista, fotos que ella odiaba pero que impresionaron al jurado, que la seleccionó como ganadora. Así, le fue concedido un pequeño papel en la película Beyond the rainbow, pero para desilusión de Clara todas sus escenas fueron suprimidas y sólo se añadirían de nuevo a la película años más tarde.
 Bow también tenía que lidiar con su madre, que pensaba que 'actuar es para prostitutas' y por ello, incluso, llegó a amenazar de muerte a su propia hija. Sarah Gordon moriría más tarde en 1923, cuando su hija Clara empezaba a abrirse camino en el cine.



Clara Bow



"Down to the sea in ships" (1922). Elmer Clifton
Clara Bow con 16 años



"Down to the sea in ships" (1922). Elmer Clifton
Cartel. Penn Theatre



Carrera:
 La primera aparición de Bow en el cine mudo fue en la película Down to the sea in ships; a partir de entonces aparecería en multitud de papeles secundarios en películas mudas. Bow decidió entonces probar fortuna en Hollywood, donde gracias a B.P. Schulberg consiguió varios pequeños papeles por los que fue elegida una de las WAMPAS Baby Stars en 1924.



Wampas Baby Stars
1924
"Baby Stars of 1924 Flicker for Glory in the New Year's Twinkling Movie Firmament.
Top row, left to right: Dorothy Mackaill, Lucille Rickson, Clara Bow (center), Margaret Morris and Carmelita Geraghty.
Bottom row, left to right: Julanne Johnston, Gloria Grey, Hazel Keener (top left); 
Elinor Fair (bottom left); Ruth Hiatt (top right); Blanche Mehaffey (bottom right); Alberta Vaughn and Marian Nixon"



 En cuanto hizo un poco de dinero, se llevó a su padre a vivir con ella en Hollywood, e intentó encontrarle un trabajo aunque todos sus proyectos fracasaron. El hombre se dedicaba a emborracharse e intentar llamar la atención de las chicas diciéndoles que era el padre de Clara Bow. A pesar de todo, Bow gozó de muy buena fama durante este período debido a su carácter amable y siempre humilde, agradecida por la oportunidad que se le había presentado.

 En 1925, consiguió su primer papel importante en Días de colegial, que fue un gran éxito y la convirtió de la noche a la mañana en la estrella más popular del momento. Además, empezó un romance con el actor Gilbert Roland, con el que llegaría a salir al mismo tiempo que con el director Victor Fleming, que la contrató para la película Flor de capricho.



Clara Bow




La 'Chica It':

Clara Bow
 En 1927, llegó a la cima de su popularidad con la película Ello ('It', en inglés). Bow ya había sido llamada 'Chica It' por la escritora Elinor Glyn en su libro homónimo; "Ello, ese extraño magnetismo que atrae a ambos sexos...Descaradamente, con autoconfianza, indiferente al efecto que produce". "Ello, demonios. Ella lo tenía" dijo Dorothy Parker.

 Esta imagen fue además espoleada por la prensa que seguía con ansiedad cada nuevo romance de la Bow. Entre algunos de sus amantes, se dice que se encontraban Gary Cooper, John Gilbert, John Wayne e incluso Béla Lugosi.
Precisamente esta reputación de 'devorahombres', unida a sus problemas con las drogas y el alcoholismo le hicieron perder popularidad entre sus compañeros de trabajo.  Además, Clara comenzó a quejarse de la falta de profundidad de sus personajes, ya que los estudios se limitaban a vestirla en trajes exóticos para conseguir audiencia, sin preocuparse más por el contenido del personaje.
 Esto, sumado a su inestabilidad emocional fruto de tantos sucesos horribles en su infancia, comenzó a mermar las fuerzas de Bow, que además tuvo que soportar la humillación de que los estudios Paramount cancelaran sus películas y le reclamaran el dinero de los vestidos que se quedara de los rodajes (mientras que otras actrices se los quedaban sin más), además de hacerle pagar sus propias fotos publicitarias. Su contrato incluyó también una 'cláusula de moralidad' ofreciéndole un plus de 500.000 dólares si 'se portaba como una dama en público y procuraba no salir en los tabloides'.



"Wings" (1927). William A. Wellman, Harry d'Abbadie d'Arrast
Clara Bow


"Wings" (1927). William A. Wellman, Harry d'Abbadie d'Arrast
Clara Bow


 En 1927, Bow protagonizó la película Alas, que ganó el primer Oscar de la historia a la mejor película. Más tarde, ya en el cine hablado, Bow mantuvo un discreto éxito nunca parecido al de otros tiempos, ya que su fuerte acento de Brooklyn empañaba el aura mística, de mujer fatal que se le daba en sus películas.








 Preciosos carteles de esa película a la acuarela de Howard Chandler Christy basados en la película y hechos para reclutar personal para las fuerzas armadas americanas.  

Es el Cartelismo político, la vertiente del cartelismo que se enfoca a la propaganda política. El cartel político es un instrumento gráfico y visual eficaz para la transmisión de las ideologías. Ha sido definido como "un grito en la pared" que atrapa la atención y obliga a percibir un mensaje. Durante todo el siglo XX se ha utilizado como herramienta de propaganda política de cualquier régimen político, democrático o autoritario; pero sobre todo destacó su uso en las dos guerras mundiales y durante el periodo de entreguerras, cuando los totalitarismos soviético, fascista y nazi lo utilizaron con profusión y eficacia, al igual que ambos bandos de la guerra civil española.



 Tio Sam Cartel de Flagg, coetáneo de Christy comparado con Capitán América 111 de Jim Steranko y cuyas influencias llegan a España hoy con el cartel del 15 M.



Cartel "15 M"



Últimos años de Clara Blow:
En 1932, Bow se casó con el actor Rex Bell, con quien tuvo dos hijos, Tony y George.
 Apareció en el programa de radio "Truth or Consequence" en 1948, pero después su única aparición pública fue en el funeral de su marido, en 1962.
 Tras intentar suicidarse, fue 'diagnosticada' de esquizofrenia en 1949 y Bow fue sometida a duros tratamientos incluyendo electroshock.
 Pasó sus últimos años viviendo en una casa modesta con su familia. Murió el 27 de septiembre de 1965 a causa de un ataque al corazón. Está enterrada en el cementerio 'Forest Lawn Memorial Park' en Glendale, California.

 Por su contribución a la industria del cine, Clara Bow posee una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood.



Clara Bow nude





***


 El Salón Novedades estaba en los bajos del Hotel Castilla, junto a Ventura del Olmo y el café Royal que gerenciaba Bejarano.

 Se inaugura en 1913.



 Salón "Novedades" Cine
Palencia
Plano de reforma
Proyecto de reforma del arquitecto Luis Carlón M. Pombo
Marzo 1949



 Salón "Novedades" Cine
Palencia
Proyecto de reforma del arquitecto Luis Carlón M. Pombo
Marzo 1949



 Salón "Novedades" Cine
Palencia
Plano de reforma
Proyecto de reforma del arquitecto Luis Carlón M. Pombo
Marzo 1949
Sección transversal



Calle Mayor
Palencia
A la izquierda estaba el Cine Salón "Novedades"
Postal antigua




 La principal reforma fue la del arquitecto  LUIS CARLÓN MÉNDEZ POMBO.

 Se celebraban bailes y combates de Boxeo.

 En la sección transversal se ve que la sala tenía una cubierta de teja apoyada sobre viguetas de madera sujetadas por una cercha también de madera atirantada por tirantes metálicos.
 Esta cercha peraltaba la altura central de la sala que producía mejor acústica y llevaba unos baquetones laterales donde se empotraba escondida la luz de la sala. 

 En 1965 se procedió al arreglo del cine "Castilla". Y en 1980 a su cierre.
 Este cine tenía salida por detrás a la actual calle de Menéndez y Pelayo. 




Antiguo Cine "España" o Salón "Novedades"
Auditorio de Caja España
Calle Mayor 54
Palencia
Foto de Francisco Huertas Hernández. 1997


Antiguo Cine "España" o Salón "Novedades"
Auditorio de Caja España (interior)
Calle Mayor 54
Palencia





***


Recuerdos de cine


Mi contribución al Cine "Castilla"

Palencia

Jesús Mateo Pinilla





"Forces occultes" (1943). Jean Mamy (Paul Riche)



 Allí en el Cine "Castilla" vi yo una película de masones el año 1959 con mi abuela, sin duda se trataba de la película francesa titulada "Fuerzas ocultas", y en la que se basó César Vidal para publicar “Los hijos de la luz”.

 Yo no entendí la película y pregunté a mi abuela al ver a unos señores que se reunían en una casa parisina y se ponían guantes blancos para hablar:

- "¿Abuela y esos quien son?
Mi abuela me respondió en voz muy baja, al oído:
 -"Masones"



"Forces occultes" (1943). Jean Mamy (Paul Riche)

Film anti-maçonnique, réalisé en 1943 par Paul Riche, sur un scénario de Jean Marquès-Rivière, à la demande du gouvernement de Vichy 




 Estábamos en el año 1959 y vivía Franco.
 Mi abuela sabía de la masonería por mi abuelo que fue masón en Valladolid y cuya ficha está en el Archivo de la Guerra Civil de Salamanca. 
 Eso me creó una curiosidad que desentrañé hacia el año 1990 en Valladolid, al iniciarme o ingresar en una logia de la Gran Logia de España que estaba en la Calle de las Angustias al lado de un antigua Pastelería, en la misma acera que la iglesia de las Angustias



"Forces occultes" (1943). Jean Mamy (Paul Riche)
Cartel con fotos del film





Sinopsis: 

 En 1943, Francia estaba ocupada, en buena medida por las tropas del III Reich. Muchos franceses habían decidido colaborar con el ocupante o bien con el Mariscal Petain en la zona donde se mantuvo una administración francesa. En los 10 años anteriores, desde que estalló a finales de 1933, el “escándalo Stavisky” (una estafa piramidal protagonizado por un ciudadano de origen judío en el que se vieron envueltos varios miembros de la masonería francesa), la derecha francesa había adoptado una fuerte actitud antimasónica



"Forces occultes" (1943). Jean Mamy (Paul Riche)




 Henry Marquès-Rivière, realizó un guión para Nova Films que sería protagonizado por Maurice Remy y dirigido por Paul Riche; su título era significativo: Fuerzas Ocultas.




 La película fue dirigida por dos ex Hermanos: Jean Marquès-Rivière y Jean Mamy (bajo el seudónimo de Paul Riche). Fue mandada rodar en 1942 por el Departamento de Propaganda, (Delegación del Ministerio de Propaganda del III Reich en la Francia ocupada). Eso explica que se proyectara en la Palencia de Franco.



Cartel de Falange contra los masones
El odio y el miedo a la masonería fue constante en la dictadura militar de Franco y su brazo de la Falange

"Maniobras masónicas.
El capitalista masón: "La Falange tiene la culpa de todo"
El rojo: "Los militares son tus enemigos"
El oficial: "¿Y tú qué opinas?, camarada"
El falangista: "Que al grito sagrado de ¡Arriba España! y por Franco nadie será capaz de separarnos""



 Hay que recordar lo que se olvida demasiado: durante la Segunda Guerra Mundial, miles de Masones fueron detenidos, 989 fueron deportados y 540 fueron fusilados o no han regresado de los campos. 





Masón
Guante blanco





***




ESCÁNDALO LITERARIO:


CABALLERO BONALD VS. CÉSAR VIDAL




 César Vidal Manzanares,  director del programa radiofónico “La Linterna” de la cadena COPE y prolífico escritor, se alzó con el “Premio de Novela Ciudad de Torrevieja 2005”, que este año constituye su IV edición, por su novela "Los hijos de la luz".
 Vidal se embolsó los 360.000 euros con que la editorial Plaza & Janés, de Barcelona, ha dotado al galardón.
 Como finalista, y una dotación de 125.000 euros, fue elegida la obra "La orden negra", del historiador José Calvo Poyato, que se presentó con el pseudónimo de Alonso Rovira, con un texto cuyo argumento gira en torno a una profesora de Historia que hereda de su abuelo una cartera misteriosa que había pertenecido al dirigente nazi Himmler.
   
     
José Manuel Caballero Bonald
 

  José Manuel Caballero Bonald, escritor y presidente del jurado que otorgó el premio a la novela de César Vidal, a la que censuró de «ideológicamente detestable».
   
 El premio se falló en la noche del viernes día 30 del pasado septiembre durante una cena organizada por el Ayuntamiento de Torrevieja (Alicante). El jurado estuvo formado por el escritor gaditano José Manuel Caballero Bonald, que presidió las deliberaciones; Julio Ollero, Zoe Valdés, ganadora de la pasada edición; Nuria Tey, el concejal de Cultura de Torrevieja, Eduardo Dolón, y David Trías, que ejerció como secretario sin voto.
 A esta edición del Premio se han presentado un total de 406 obras, diez más que el año pasado, de las cuales, 327 correspondieron a España, 72 a países iberoamericanos, 4 a Estados Unidos y 2 a Europa.



César Vidal: "Los hijos de la luz"
Novela
Plaza y Janés. 2005



 La novela galardonada:

 La obra ganadora, "Los hijos de la luz", relata las investigaciones que llevan a cabo el detective Wilhelm Koch y su ayudante, Steiner, en la Baviera anterior a la Revolución Francesa, en torno al asesinato de un hombre y la implicación en él de diversos estamentos relacionados con las logias masónicas. Para sus pesquisas, el detective se apoyará en los conocimientos de un erudito grafólogo, Lebendig, con el fin de que analice los extraños escritos que tienen del principal sospechoso, Espartaco, el creador de los «Illuminati». Años después, en 1793, es degollado un reo en la guillotina de una plaza de París, con un testigo de excepción.

  
 El conflicto:
 José Manuel Caballero Bonald, escritor y presidente del jurado que otorgó el premio a la novela de César Vidal, a la que censuró de «ideológicamente detestable».
 Durante la rueda de prensa posterior a la entrega del premio, el escritor José Manuel Caballero Bonald, en su calidad de presidente del jurado, comenzó su alocución elogiando la capacidad de adjetivación del ganador y su «pericia técnica» como autor de novelas históricas, pero pronto su intervención derivó en un discurso más político que literario, al asegurar que la trama de esta novela le recordaba la «pedagogía del franquismo».
 Caballero Bonald afirmó que la trama de "Los hijos de la luz" era «muy oscura» y «sospechosa de algo», y aseguró que «centrar la novela en la Revolución Francesa, paralelamente a otra historia de la Baviera católica, conduce a que el lector piense que la Revolución de 1789 sólo fue la historia de unos maleantes que perseguían a los ricos y, además, atribuir a la masonería una intención de cambiar la historia», argumento que, a juicio del presidente del jurado, «parece de una simplificación y de un reduccionismo manifiesto». 
 Este enfoque, añadió Bonald, que César Vidal hace de la masonería «me induce a pensar que la novela es detestable ideológicamente hablando». Luego, se despachó a su gusto con: «Me recuerda a libros que publicaban los herederos de Franco sobre la masonería, y queda al trasmano de mis gustos ideológicos».

 En su réplica, César Vidal agradeció los elogios literarios de Bonald y se mostró orgulloso de ser «políticamente incorrecto» al escribir una novela que el presidente de un jurado ha calificado como «ideológicamente detestable», y aclaró: «Yo nunca he considerado una obra literaria por su carga ideológica; por eso, no podría leer La Gitanilla, de Cervantes, que es un libro evidentemente racista si pensamos en la carga ideológica; yo no tengo esos prejuicios estéticos». En un momento de esta intervención, César Vidal prometió regalar a Caballero Bonald un ejemplar de "Los masones", uno de sus últimos best-sellers, «para que compruebe si las afirmaciones del libro, prescindiendo de las logias que haya visitado y que pueden ser igual que casinos de pueblos, se corresponden o no con la realidad». Y con evidente intención irónica, añadió: «Estoy pensando en pedir a la editorial Plaza & Janés que ponga una faja en el libro que diga “ideológicamente detestable: Caballero Bonald” para vender mucho mejor».
  

Unas reseñas biográficas:
   
       
César Vidal



César Vidal, galardonado en la IV edición del Premio de Novela Ciudad de Torrevieja 2005 por su novela "Los hijos de la Luz".
   
 César Vidal Manzanares (Madrid, 1958), licenciado en Derecho y doctor en Historia, Filosofía y Teología, ha enseñado en distintas universidades de Europa y América y es miembro de prestigiosas instituciones académicas, como la American Society of Oriental Research o el Oriental Institute de Chicago. Actualmente es director del programa de radio “La linterna”, de la Cadena COPE, y colabora en medios como Libertad Digital, La Razón, Antena 3 y Muy Interesante.
 Es autor de más de un centenar de libros, traducidos a una docena de lenguas. Entre sus obras más recientes destacan Enigmas históricos al descubierto (2002), El aprendiz de cabalista (2003), Checas de Madrid (2003), El médico de Sefarad (2004), Los masones (2004), El médico del sultán (2005), Paracuellos-Katyn (2005) y Bienvenidos a La Linterna (2005).
 Entre sus galardones literarios destacan el “Premio de la Crítica Ciudad de Cartagena” a la mejor novela histórica del año 2000 por La mandrágora de las doce lunas, el “Premio Las Luces de Biografía 2002” por Lincolm, el “Premio de Espiritualidad 2004” por El testamento del pescador y el “Premio de Jaén 2004” por El último tren a Zurich.

 Por su parte, José Calvo Poyato (Cabra, Córdoba, 1971), doctor en Historia, catedrático de Historia y portavoz del Partido Andalucista en el Parlamento de Andalucía, es hermano de la ministra de Cultura, Carmen Calvo, y ha publicado numerosos artículos y libros de historia, como La Biblia Negra, Felipe V y Guerra de Sucesión en Andalucía, entre otros.

   
   
Fuente: Versión de la noticia aparecida en las páginas digitales de PERIODISTA DIGITAL.com, el 1 de noviembre de noviembre de 2005.

 Esta es la construcción de mis recuerdos y que envío por si te resulta de interés y quieres publicarla en tu blog.




   Jesús Mateo Pinilla




***


POSTDATA


 "El edificio que hoy ocupa el número 54 en la Calle Mayor de Palencia, actual sede del Consejo de CUENTAS. Solo 'los más viejos del lugar' lo conocerán por haber albergado en su origen el Salón "Novedades", histórica sala de cine que abrió su puertas hace ahora un siglo, el 13 de diciembre de 1913.

 Poco antes de abrirse el Salón "Novedades", se había instalado en el edificio el Café Royal. El 31 de octubre de 1913 abría Parisio Alonso ese establecimiento, sinónimo de animación, con partidas de cartas y ajedrez, citas entre tratantes, largas tertulias, idas y venidas de limpiabotas… sin olvidar verdaderos lujos gastronómicos para la época, como unos afamados bocadillos de langosta por cinco pesetas. Gestionado ya por Felicísimo García, cerró en la primavera de 1957, para ceder el testigo en ese local a 'Pañerías Marcelo'




 Salón "Novedades"
Calle Mayor 54
Palencia

Programa de mano:
"El hombre malo" (1930).  Roberto E. Guzmán, William C. McGann
Un western sonoro protagonizado por Antonio Moreno, proyectado el año que vino la Segunda República

"Salón Novedades
Empresa Urdangarín
Tel. número 295
Gran estreno
El domingo 29 de noviembre de 1931
Se despachan localidades para dicho día
Palencia. Imprenta de Afrodisio Aguado
Totalmente hablada en español
Antonio Moreno en
El hombre malo"




Salón "Novedades"
Calle Mayor 54
Palencia

Programa de mano:
"The Prisoner of Shark Island" ("El prisionero del odio") (1936). John Ford

"Salón Novedades
Hoy domingo 25 de septiembre de 1938
III año triunfal
A las cuatro de la tarde. Infantil
Un divertido programa de 
Actualidades
con películas cómicas
A las 5 y media, especial, 7 y media, Moda y 10 y media noche
La preciosa superproducción
El prisionero del odio
(en español)
Un film grandioso de éxito inigualable 
Precios:
 Butacas: de 0,70 a 2,50 pesetas
Delanteras Preferencia: 0,55 a 1,65 pesetas
Preferencia: 0,45 a 1,40 pesetas
General: 0,35 a 0,70 pesetas
Está incluido el subsidio Pro-Combatiente
Imprenta: El Diario Palentino

Warner Baxter en 
20th Century Fox
El prisionero del odio"

En contraste con el programa de mano de 1931, tenemos éste del "III año triunfal" tras el golpe de estado, y en plena Guerra Civil, en zona "nacional", en el que se ofrecía a los "Pro-Combatientes" subsidios para el cine.





 El "Novedades" –como su sucesor, el cine "Castilla"– fue testigo de los avances del cine en una ciudad castellana como Palencia, que halló en el séptimo arte un modo de distracción, pero también una ventana al exterior. Tras los años de cortometrajes y cine mudo, entreverados de actuaciones en directo, llegaron películas con más duración… y sonido. A finales de 1930, el "Novedades" pugnó con el "Principal" por ser el primero en la ciudad en estrenar cine sonoro. Para ese avance técnico, el empresario Juan Urdangarín había invertido cien mil pesetas de la época.

 Dos de las familias de empresarios del espectáculo en Palencia, los Ortega y los Margareto, regentaron sucesivamente el cine "Castilla", heredero del "Novedades". Poco después de que en España cesara la Guerra Civil, Alejandro Ortega Delgado (padre de diez hijos; entre ellos, el escritor, periodista y empresario Teófilo Ortega) compró el edificio por un millón de pesetas del año 1940. La contienda no había frenado su ímpetu emprendedor, pues en noviembre de 1937 había inaugurado el Teatro Cine "Ortega". Tras una importante reforma, el "Castilla" se abrió en 1949, sala que funcionó hasta 1981, ya con la familia Margareto, que aún gestiona las únicas salas de cine que actualmente funcionan en la ciudad: "Ortega" y "Avenida""



Gemma Marcos González

https://www.facebook.com/groups/fotosantiguasdepalencia/search/?query=calle%20mayor





*****

Comentarios de nuestros lectores:


 - José Antonio Gomez Herrezuelo: "¡Qué años! Estaba de enfrente la bocaplaza de la Plaza Mayor, en sesiones de 4 y 6 y después las volvían a repetir. Yo me marchaba al "Proyecciones" que estaba a 30 metros -no creo que llegue- a ver otras dos películas más, a las 8 y las 10 de la noche, toda la tarde del sábado o el domingo. Maravilloso"

- Vicente Bilbao: "Yo sólo puedo hablar de las tardes de cine en sesión continua que tanto me gustaban y de aquellas gaseosas de tapón rojo de rosca que nos quitaban la sed, ¿os acordáis?

- Vicente Bilbao: "Recuerdo que antes de comenzar las películas mientras la gente se acomodaba, la pantalla se ocultaba tras un gran telón repleto de anuncios comerciales. ¿Cuánto se pagaría ahora por uno de esos telones?"

- Rosa Simón: "El Novedades no lo he conocido pero al Castilla y Proyecciones sí que fui y al cine Ortega iba todos los domingos por la tarde y costaba la entrada 5 pesetas y al final de la película rifaban juguetes, ¡qué tiempos!..."

- José Arjun Liébana: "Me encantaba el cine Castilla. Es junto con el cine Luises, el cine de mi infancia. Frente a la bocaplaza. Me encantaban los programas dobles. No lo recuerdo con demasiado público, pero era muy niño. Todo tan grande: el pasillo para acceder al cine, el bar, los cortinones para entrar a la sala. Y también muy silencioso. En los cines de Palencia aprendí a respetar y a amar el cine. Por eso guardo tan gratos recuerdos"

- Antonio Andrés Ruiz: "Entrábamos a las 3 y salíamos a las 10... Sesión continua"

José Luis Posadas: "El cine Castilla estaba frente a la Bocaplaza, las sesiones eran continuas y en una época los sábados se convertía en ring de boxeo.
 El Proyecciones se encontraba un poco más atrás en dirección a los Jardinillos"

- Ana J. M.: "El Proyecciones estaba cerca del Patio Castaño, era una sala de butacas de terciopelo en el primer piso, no a nivel de la calle"

- Ana J. M.: "¡Venga de películas de "Arte y Ensayo" que nos vimos allí, en los 60!"



Publicar un comentario