domingo, 9 de noviembre de 2014

Maureen O'Hara - Paco Huesca


MAUREEN O’HARA, LA REINA DEL TECHNICOLOR


Paco Huesca García

Programador, cinéfilo, empresario cinematográfico y promotor cultural

Alicante (Espagne) 








 La Academia de Cine Norteamericana acaba de conceder un Oscar honorífico a Maureen O´Hara. Estas cosas son muy americanas. No sé si llegan demasiado tarde, o más vale tarde que nunca. La actríz irlandesa, con nacionalidad norteamericana, de legendaria belleza, y uno de los pilares de la edad de oro del cine clásico moderno estadounidense, lo recibe a sus 94 años.







 

 Fue llamada la reina del technicolor durante las décadas de los 40 y 50, en donde resaltaba su cabellera roja, sus ojos verdes y su amplia sonrisa.
 Charles Laughton quedó fascinado de su belleza y buen hacer y fue quien le puso el apellido O´Hara. Su primera película fue "La posada de Jamaica", con un jovenzuelo Alfred Hitchcock.

Pero fue Laughton quien la contrató para "Esmeralda la Zíngara",
que, en América, se llamó "El jorobado de Notre Dame", primera versión, que, luego, interpretaran Gina Lollobrigida y Anthony Quinn.


Tuvo mucha química con John Wayne, con quien trabajó en muchas ocasiones, llegando a decir que eran pareja en la vida real, algo que fue desmentido. Y eso la llevó a ser dirigida por John Ford en "¡Qué verde era mi valle!", con Walter Pidgeon;
y "El hombre tranquilo";
"Río Grande";
"El gran Jack";
"Escrito bajo el sol"
y "El gran Mclintock" con Wayne,
ésta, un western cómico basado ligeramente en “La fierecilla domada” de Shakespeare; y "Una dama entre vaqueros" con James Stewart



 También trabajó con otros grandes del cine: "Lisboa", con Ray Milland;
"El cisne negro" con Tyrone Power;
"Santos el magnífico" con Anthony Quinn;
"Tú a Boston y yo a California" con Hayley Mills;
"Escándalo en Villa Florita" con Rossano Brazzi.



 Interpretó varios musicales, series televisivas y editó sus memorias. Comenzó con la RKO hasta que la Fox le hizo un contrato más potente. Con esto de los Oscars honoríficos acabo con la reflexión del comienzo. Casi llegan a título póstumo. Sería necesario que el reconocimiento viniera un poco antes. Sin duda. Pero, de todas formas, ¡enhorabuena!



Publicar un comentario