lunes, 1 de septiembre de 2014

Richard Attenborough, Goodbye - Paco Huesca




RICHARD ATTENBOROUGH: GOODBYE SIR RICHARD 




Paco Huesca García

Programador, cinéfilo, empresario cinematográfico y promotor cultural

Alicante (Espagne)





 Se ha ido Sir Richard Attenborough. Casi el último de una saga de actores y directores británicos irrepetibles. Con raza y con clase. La historia del cine inglés no se puede comprender sin su obra tanto a nivel de actor como director.

Debutó en el cine con "Sangre, sudor y lágrimas" (1941) de Sir David Lean y Sir Noel Coward nada menos.

El éxito le vino con "Historia de una cobardía" según la novela de Graham Greene. Este papel de cobarde le dejó encasillado para siempre en su personaje mezclando la cobardía y la inseguridad con la adulación y una fuerte personalidad.


 Trabajó en dos ocasiones con Sir Peter Sellers: "Estoy bien, Jack" (1959),

y "Juego para dos" (1962)
, y junto a David Niven en "A vida o muerte" (1946).
Saltó al cine norteamericano con "La gran evasión" (1963) junto a Steve McQueen, el recientemente fallecido James Garner y Charles Bronson;
"El vuelo del Fénix" (1965) con James Stewart y Peter Finch;
"El Yang-Tsé en llamas” de nuevo con McQueen, con la breve aparición de la futura autora de "Emmanuelle";
y "El extravagante Dr. Doolitle" (1967) con otro lord, Sir Rex Harrison.



 Le siguieron "Plan siniestro", un clásico del cine británico por el que obtuvo el premio al mejor actor en el Festival de San Sebastián;

"Los pecados de la señora Blossom" con Shirley MacLaine;
 "El estrangulador de Rillington Place" con John Hurt;
 
"Rosebud" con Peter O´Toole;
"El factor humano" con Sir John Gielgud;
y "Brannigan" con John Wayne y Mel Ferrer.



Inicia su etapa como director con "El joven Winston".

Le seguiría una gran superproducción: "Un puente lejano", con otros grandes del cine de su país como Sir Sean Connery, Michael Caine, Sir Dirk Bogarde y Sir Lawrence Olivier;
y "Magic" con su actor fetiche: Sir Anthony Hopkins y Anne Margret.


Su consagración definitiva sería en "Gandhi" (1982), con Sir Ben Kingsley, que obtuvo 8 oscar de Hollywood, incluídos mejor película y director.




"A Chorus line", basado en el musical más longevo, del mismo título, que fue desbancado por "Cats". Fue un rotundo fracaso cinematográfico a pesar de tener 9 premios Tony, un Pulitzer y haber sido reestrenado en West End londinense 37 años después.


Le seguirían "Grita libertad",
"Chaplin",
"Tierras de penumbra"
y "Búho gris"

 Volvería a la interpretación con
"Hamlet" (1996) de otro ilustre colega: Sir Kennet Branagh y Julie Christie, con invitados de lujo como Gérard Depardieu, Jack Lemmon, Charlton Heston, Robin Williams y Billy Crystal. Esta película, obra maestra total, tuvo dos versiones en España: la versión reducida y doblada en castellano y otra con su metraje original: 242 minutos (cuatro horas y en v.o.s.), que tan sólo se pudo ver en Madrid y Alicante (minicines Astoria)


Una de sus últimas apariciones fue en "Elizabeth" (1998).


 Actor de corazón, director de cabeza y eslabón de esa gran cadena de cineastas británicos aristócratas con los que tanto se codeó. Gracias. Bye, bye, Sir Richard.




Publicar un comentario