sábado, 13 de septiembre de 2014

Andrew McLaglen: El hombre que quiso ser Ford - Paco Huesca




Andrew McLaglen: El hombre que quiso ser Ford 


Paco Huesca García

Programador, cinéfilo, empresario cinematográfico y promotor cultural

Alicante (Espagne)






 Era una época donde el género del western era casi el rey en las blancas pantallas. Cine negro-policiaco, bélico, de capa y espada que ya caía, el histórico-peplum, el suspense y sobre todo el western.

 Andrew V. McLaglen, hijo de un grande, el actor Victor McLaglen, fue director de cine, sobre todo de western, aunque nunca llegaría a la altura de Ford, Mann, Ritt, Daves, Hawks, Walsh, Wyler, Wellman, Zinnemann, Ray, Boetticher, Stevens, Sturges, clásicos y auténticos reyes del género. Luego vendrían Pekinpah, Leone y Eastwood.


 Para muchas generaciones que llenábamos aquellos inmensos cines alicantinos con sus especiales olores, sus butacas de madera y altramuces y torraos liados en hojas de periódico, las pelis del oeste eran lo más. Nos identificábamos con el bueno de turno, la maravillosa chica con un peinado impecable, los paisajes eran ya como nuestros y John Wayne ya era el duque, casi colega con ese sombrero de cowboy que solo sabía lucirlo como nadie.


 Andrew McLaglen quiso ser como una continuación de John Ford, pero sin conseguirlo. Dirige su primera película "Matar a un hombre",
curiosamente un western, gracias a haber sido asistente de John Ford en "El hombre tranquilo".


A partir de ahí vendría un rosario de películas que hicieron mantener un género ya crepuscular, el western, hasta la llegada de los nuevos valores.


 Con ese género y alguna bélica, y en donde sus intérpretes fueron los grandes actores del Hollywood de la época, realizó una vasta carrera.
 "El gran McLintock" con John Wayne;
"El valle de la violencia" con James Stewart;
"Camino de Oregón" con Kirk Douglas, Robert Mitchum y Richard Widmark;
"Bandolero" con James Stewart, Dean Martin y Raquel Welch;
 "Los indestructibles" con John Wayne y Rock Hudson;
"Chisum" con Wayne;
"Asalto al último tren" con George Peppard;
"Cerco de fuego" con James Stewart y George Kennedy;
"La soga de la horca" con John Wayne;
"La primera ametralladora del oeste" con Dean Martin;
"Los últimos hombres duros" con Charlton Heston y James Coburn;
"Lobos marinos" con Gregory Peck, Roger Moore, David Niven y Trevor Howard,
siendo uno de sus últimos films una pretendida secuela de
"El puente sobre el rio Kwai" que pasó con más pena que gloria: "El regreso del río Kwai" ya que era pura serie B o superproducción barata.





 Siempre intentó seguir los pasos de su maestro Ford pero con resultados mucho más modestos.


"The Quiet Man" (1952) dirigida por John Ford en Irlanda. Equipo de la película: Francis Ford, John Wayne, Victor McLaglen (padre de Andrew), John Ford, y sentado: Barry Fitzgerald.


 Pero sí se le debe que el género pudiera continuar con los monstruos de siempre pero con más edad, canas y un físico cambiado. Quizás los que amamos el western pudimos seguir viéndolo hasta la llegada de los nuevos maestros del género. Por todo eso, gracias McLaglen.



Publicar un comentario