sábado, 19 de julio de 2014

"Voyage of the Damned" de Stuart Rosenberg (1976). Alejandro Rodríguez. Buenos Aires



El viaje de los malditos (1976)

"Voyage of the Damned" (título original)
Director: Stuart Rosenberg


Un film y dos lecturas a través del tiempo.

Alejandro Rodríguez
Buenos Aires (Argentina)






El viaje de los malditos (1976)
"Voyage of the Damned" (título original)
Reino Unido
Director: Stuart Rosenberg
Duración: 155 min.
Género: Drama
Guión: Steve Shagan, David Butler,
Basada en el libro "Voyage of the Damned" (1974) escrito por Gordon Thomas y Max Morgan-Witts
Elenco: Faye Dunaway, Laura Gemser, Lee Grant, Oskar Werner, Sam Wanamaker, Lynne Frederick, Luther Adler, Wendy Hiller, Julie Harris, Nehemiah Persoff, Paul Koslo, Jonathan Pryce, Max von Sydow, Malcolm McDowell, Orson Welles, James Mason, Katharine Ross, José Ferrer, Ben Gazzara, Fernando Rey, Maria Schell, Janet Suzman, Helmut Griem, Victor Spinetti and Denholm Elliott


Producción: ITC Entertainment

Realizada por Avco Embassy Pictures



Música: Lalo Schifrin

Lalo Schifrin


Nominaciones:
3 nominaciones de los Academy Awards:
Best Supporting Actress - Lee Grant
Best Original Score - Lalo Schifrin
Best Writing Adapted Screenplay - David Butler and Steve Shagan.
6 nominaciones de los Golden Globe Awards:
Best Picture- Drama
Best Original Score - Lalo Schifrin
Best Screenplay - David Butler and Steve Shagan
Best Supporting Actor in a Motion Picture - Oskar Werner
Best Supporting Actress in a Motion Picture - Lee Grant
Premio: 1976: Golden Globe Awards: Mejor actriz de reparto (Katharine Ross).







 El “Viaje de los Malditos” (1976) trata la trágica historia ocurrida en 1939 durante el viaje del ss “St. Louis” transportando más de 900 pasajeros alemanes judíos en calidad de refugiados hasta el puerto de La Habana (Cuba)

 Las escenas ambientadas en Cuba se filmaron en España, concretamente en Barcelona. El resto de los escenarios escogidos fueron St. Pancras Chambers, St. Pancras Station, (St. Pancras, Londres, Inglaterra, Reino Unido); y los EMI Elstree Studios, en Borehamwood, (Hertfordshire, Inglaterra, Reino Unido), para los interiores de estudio.




El verdadero ss “St. Louis” de la Hamburg-Amerika Line propietaria en su tiempo de los buques más lujosos de Alemania


 Mediante la técnica narrativa de la perspectiva múltiple aplicada en esta película, y a partir del libro en que se basa, se abordan las historias individuales de varias familias judías que embarcan en este viaje para abandonar la Alemania nazi en calidad de refugiados.
 El ss “Saint Louis”, un transatlántico de lujo, parte del puerto de Hamburgo con 937 judíos alemanes a bordo. Algunos ya fueron víctimas de los primeros campos de concentración nazis, otros son profesionales de prestigio recientemente expulsados de sus puestos como el caso del Profesor Egon Kreisler (Oskar Werner) que viaja junto a su esposa Denise Kreisler (Faye Dunaway)



Voyage of the Damned (1976) - Oskar Werner y Faye Dunaway


 Extrañamente, el gobierno nazi ha permitido la salida de estos pasajeros judíos del país con destino a La Habana (Cuba), en donde supuestamente irían a recibir refugio. Se especula con que la Alemania nazi pretendía con esto realizar una maniobra propagandística y además pasar información a su red de espionaje en Cuba.




 Cuando el barco llega a La Habana, donde algunos de los pasajeros tienen parientes, las autoridades migratorias de este país hermano no permiten su desembarco, pues no están autorizados a ello, luego de un cambio en la política interior. Así, los obligan a volver a Alemania mientras el resto del mundo mira hacia otro lado.





 El actor gallego, Fernando Rey (arriba) interpreta al presidente de Cuba, Francisco Laredo Bru (abajo) quien pasará tristemente a la historia por ser el presidente que negó la entrada a Cuba a los pasajeros del ss “St. Louis”, cuando habiendo obtenido visa de entrada en Cuba tuvieron que regresar a Europa, donde muchos terminaron su vida en los campos de concentración. Su sucesor fue Fulgencio Batista.



 En realidad, esto es exactamente lo que los Nazis esperaban que sucediera y fue exactamente lo que aconteció.



 Lynne Frederick, Lee Grant (hija y esposa del sr Rosen) y Faye Dunaway, en una de las tantas terribles escenas abordo. El sr Rosen (Sam Wanamaker), termina arrojándose por la borda en la Habana en un acto de locura y desesperación a la vista de su familia.



 Con el rechazo de los refugiados por parte del gobierno cubano, el gobierno nazi probaba de alguna manera que los judíos eran la raza más indeseable en la tierra y reafirmaba así la voluntad y política de Hitler de exterminarla.



Voyage of the Damned (1976) - Oskar Werner y Faye Dunaway


 Arribados a la isla, algunas gestiones permiten la salida de tan sólo tres pasajeros, dos niños y un adulto. El resto deberá regresar a Alemania, ante la desesperación de los pasajeros, uno de los cuales opta por el suicidio junto a uno de los tripulantes.



Malcolm McDowell y Lynne Frederick. Interpretan a Max Gunter (camarero personal del Capitán) y a Anna Rosen, (que viaja con su familia)


Malcolm McDowell y Lynne Frederick interpretan la historia de amor en la película, historia trágica, pues terminan suicidándose en un pacto de amor.



 El capitán (Max von Sydow), hombre opuesto al nazismo, tratará de buscar una solución, primero dirigiendo el barco a las aguas estadounidenses, de donde serán rechazados por los guardacostas. La última opción será una arriesgada maniobra para siniestrar el barco en las costas inglesas hasta que finalmente, a último momento, el gobierno belga acepta recibir a los refugiados.




Voyage of the Damned” (1976) - Max von Sydow como el Capitán Gustav Schroeder.



El “Viaje de los Malditos” (1976) tiene un elenco e historia excepcionales, y su recuerdo y las impresiones que causó en mi corazón tienen desde hace un tiempo una doble re-elaboración. Una, la que se generó en el momento mismo en que la vi en el cine en épocas de su estreno en Buenos Aires, cuando yo tenía 17 años, y comenzaba a interiorizarme y entender sobre las atrocidades del nazismo en Europa (una época que no viví), y una segunda muchísimo más resignificada y más tarde en el tiempo, la que lleva a mejor interpretar y entender y reafirmar, algunos cuantos años después de haberla visto, una acción en esta película a partir de un cúmulo de cuestiones éticas fundamentales que aprendí en mi vida, cuestiones dadas en mi forma de valorar y sentir la vida toda, las diferencias, la diversidad humana en cuestiones tanto políticas, como de religión, raza o sexualidad, de creencias en general y formas y estilos de vida.



 Helmut Griem como el camarero Otto Schiendick (el “ortsgruppenleiter” del barco) Interpreta magníficamente el papel de un “líder de grupo local” que fue un rango dentro de la perversa política del partido nazi.



 Mi visión sobre este film está estrechamente vinculada con admiración e identificación plena con la actitud y hombría de bien de uno de sus personajes centrales en la “técnica múltiple” de la que hace uso esta historia, (donde hay muchas historias en una, que es la de este viaje de verdaderos condenados judíos por el gobierno nazi, tratando de sobrevivir, de escapar a la muerte impuesta por un régimen de locos fanáticos y de asesinos, escapar a un estado de odio institucionalizado), este es, el Capitán del ss “St. Louis”, interpretado magistralmente por el actor Max von Sydow, un comandante que verdaderamente existió, el Capitán Gustav Schroeder, pues se realiza la película basada en un libro que relata una historia real.




El verdadero Capitán Gustav Schroeder, reconocido luego en la historia por su humanidad y en 1993 por la Yad Vashem como “Righteous Among the Nations”.



Max von Sydow como el Capitán del ss “St. Louis”



La gorra que usó el capitán hoy está exhibida en el United States Holocaust Memorial Museum




 Este Capitán toma una decisión cual no podría ser otra, en definitiva: intentar salvar a toda costa la vida de sus pasajeros.
Quienes fuimos educados en un concepto fundamental de la Marina Mercante, quienes hemos recibido el título de Piloto de Ultramar y navegado por muchos mares del mundo, llevando cargas y personas de todo tipo bajo nuestra responsabilidad, entendemos como fundamental y primordial la preservación de la vida humana en el mar, y nuestra absoluta responsabilidad para con ella.



 Parte de la familia Rosen abordo, en una de las escenas del film: Sam Wanamaker (el abogado Carl Rosen), Lynne Frederick (Anna Rosen) y Lee Grant (Lili Rosen)





La actriz Katharine Ross (Mira Hauser) interpreta el papel de una prostituta en la Habana, salida antes de la Alemania nazi e hija del matrimonio Hauser (Nehemiah Persoff y Maria Schell). Sus padres desconocen la vida que ha debido llevar su hija emigrada a Cuba, y la breve reunión con su madre a bordo, es una escena inolvidable.





 No suena descabellada la idea de este Capitán que se niega a entregar a sus pasajeros a asesinos y, cuando agotadas todas las posibilidades de salvaguardarlos toma como última opción y posibilidad la de prenderle fuego a su propio barco de forma tal de causar un naufragio para que sus pasajeros condenados pudieran ser rescatados por otro gobierno distinto al asesino nazi (el de Gran Bretaña). Es una situación extrema y sumamente delicada: su propio barco contra la vida de su pasaje.

 Es una vivencia extrema y sumamente humana en su fundamento. Su determinación final es la que de un hombre, además presionado en su mismo barco por “un fanático comisario político nazi”, un ortsgruppenleite, (tripulante del barco afiliado y activista del partido nazi, soberbio, ignorante y violento, convencido de su poder y dueño de la vida y la muerte de las personas), y por otros delegados ideológicos del gobierno nazi en Cuba.


 El Capitán es amenazado y presionado en la toma de decisiones no sólo a través de las consecuencias en su carrera profesional y vida sino hasta en la de su propia familia en Alemania.

 Es una situación en extremo estresante y delicada, que presiona a intentar decidir a favor de todos los conceptos éticos aprendidos de un verdadero hombre de mar contra la seguridad de su vida propia y de la de su familia.

 Imposible es no entender a este Capitán desde mi propia educación y paradigma ético, recibido en mi Escuela Nacional de Náutica, “Manuel Belgrano”, de Buenos Aires, escuela inspirada en nuestro patrono y creador, el General, Doctor Manuel Belgrano, icono, modelo y héroe de nuestra independencia como nación, uno de los Padres de la Nación Argentina.




Günter Meisner como Robert Hoffman, corresponsal de “Der Stürmer” en Cuba. Tendrá parte en las amenazas que recibirá el Capitán del ss “St. Louis”



 Es ciertamente, una de las películas vistas en mi adolescencia que perdurará eternamente en mi corazón por su mensaje en favor del valor de la vida humana, cualquiera sea su origen o condición.


Whosoever saves a single life, saves an entire universe"
(Mishnah, Sanhedrin 4:5)





Alejandro Rodríguez (Buenos Aires)



Publicar un comentario