sábado, 19 de julio de 2014

Malditos / benditos dobladores. PACO HUESCA GARCÍA. Alicante




Malditos / benditos dobladores


PACO HUESCA GARCÍA

Programador y empresario cinematográfico

Alicante (Espagne)



 El doblaje en España no nació con el franquismo, sino en la República en el año 1932, si bien se agudizó y radicalizó en la dictadura, con la censura: cambio de diálogos, supresión de escenas, e, incluso, llegando a redefinir un guión diferente, como en el caso de "Mogambo".










 Hemos tenido grandes actores de doblaje, que, durante muchos años, nos han hecho disfrutar del gran cine. Aunque nos privaron de oír lo que es el cine en versión original, con las voces de los grandes del cine mundial.

 Ahora, los detractores del doblaje (yo me considero amante del cine en versión original, no detractor, y así lo he demostrado) hablan en el Congreso. El señor Toni Cantó, diputado, actor y aspirante a alcalde de Valencia, se erige en el máximo adalid de la causa y pretende erradicar el doblaje.
 En mitad de una huelga por la firma de un convenio pide acabar con el doblaje de un plumazo, lo que supone mandar al paro a todo un colectivo, formado, además de por actores y actrices, por directores, adaptadores, técnicos, traductores (Molina Foix lo fue de algunos films de Kubrick), personal de producción, etcétera.





 Los ataques más feroces e incisivos nos llegan siempre de algunos actores, que creen que, así, defienden al cine español. Nosotros no somos la causa de sus males, sino, en muchos casos, el origen de sus carreras profesionales. Muchos actores consagrados comenzaron a amar el cine gracias a las voces de actores como Felipe Peña,

Rafael Luis Calvo,
Elsa Fábregas,
Rogelio Hernández,
Matilde Vilariño,
José García Guardiola
y muchos má
s.


 Señor Cantó, tal vez usted debería, digo yo, hablar con el señor ministro de Cultura, y entre los dos consigan cargarse el doblaje y el cine español, porque con gente como usted (o tú porque te conozco) vais en esa dirección.
 Demos la doble oferta al público para que elija como ocurre en muchos países civilizados culturalmente. Por cierto, en Alicante y por una sola vez que sepa, se hizo un experimento. La película "Las aventuras de Priscila, reina del desierto" se exhibió en en el cine Casablanca 2 en versión doblada,
y en el Astoria 1 en versión original subtitulada.
 ¿Y saben el resultado? Aguantó más tiempo en cartel la versión original, y eso que, en nuestra ciudad, eso del cine con "cartelitos" suele dar cierta grima al personal. Cosas.


Publicar un comentario