miércoles, 23 de julio de 2014

"La grande bellezza" (2013) de P. Sorrentino. PACO HUESCA GARCÍA. Alicante



"La grande bellezza" (2013) de Paolo Sorrentino 

 Acabó el tiempo de esplendor 




PACO HUESCA GARCÍA

Programador y empresario cinematográfico

Alicante (Espagne)






 Un día del espectador, o como se llame ahora , me dirigí en la última sesión -la noche, siempre la noche- a ver "La gran belleza".

 Eran multisalas, y, en esa sesión nocturna del día del espectador,  éramos siete personas, los siete magníficos, para deleitarnos con el Óscar a la mejor película extranjera. Lejos quedan los años cuando ese Óscar lo ganó "Cinema Paradiso", "El tambor de hojalata", "La historia oficial" o aquel "Volver a empezar", por ejemplo.



Cines Aana. Alicante



 Faltaba sala. Me encantó la peli de Paolo Sorrentino. Un verano en Roma con todo su esplendor un escritor-periodista celebra sus 65 años. Vemos fiestas en grandes villas y palacios con nobles decadentes, políticos, criminales de altos vuelos, burguesía drogadicta, periodistas, actores, prelados, artistas e intelectuales.









 Un homenaje felliniano. Un desfile de personajes poderosos, pero huecos y deprimentes. ¿Les va sonando? Pero, por encima de todo, es la historia de un hombre, una ciudad, un país y también una sala de cine, aunque no necesariamente en ese orden.




 



 Y visto esto me vino a la memoria otra película: "Splendor" (1989) de Ettore Scola con Marcello Mastroianni, Marina Vlady y Massimo Troisi.
Pasó injustamente desapercibida, quizás ante la sombra gigantesca de "Cinema Paradiso". Era la historia de un cine de un pueblecito cerca de Roma que es llevado por el propietario, su mujer, la taquillera, y el proyeccionista. En España siendo distribuida por una multinacional no llegó a doblarse por lo que tuve el honor de estrenarla en Alicante en v.o.s. tras muchas dificultades.

 Y ese cine llamado Splendor conoció momentos de gloria y esplendor, pero la gente va dejando de ir al cine por lo que la situación se vuelve muy precaria para los propietarios. Eran tiempos ingratos para el cine, pero los vecinos quieren evitar el cierre de lo que consideran "su" cine.





 Scola filmó un himno al cine en ese lugar a veces mágico, misterioso y fascinante, donde la gente -nosotros mismos- se encuentra con la esperanza y, a menudo, la promesa de una vida nueva diferente a la cotidiana.


 Ir al cine ya no es lo de antes. Las salas están muy vacías, y máxime cuando se trata de buenas películas que no son en 3D, con buenos guiones, actores e historias que te llegan al corazón. Me decía Berlanga hace ya algunos años que ir al cine era un rito y el personal ya no va tanto. Prefiere ver el cine en zapatillas en vez de zapatos, me comentaba el maestro. Visionario en muchas cosas.







 Cuando ayer salí de ver "La gran belleza", me acordé de aquel cinema Splendor, también del entrañable Cinema Paradiso,
y, ¡cómo no!, de dos pequeños cines en el casco antiguo. Quizás haya terminado el tiempo de esplendor.



Cines Astoria. Alicante. Fundados por Paco Huesca García en 1979. Desaparecidos


Publicar un comentario