sábado, 12 de abril de 2014

“NUNCA PASA NADA” de JUAN A. BARDEM (1963)





RESCATANDO JOYAS DEL CINE:


“NUNCA PASA NADA” (1963)

JUAN ANTONIO BARDEM



del libro de MANUEL ROMÁN: “LOS CÓMICOS. VOL. V”. Royal Books. Barcelona. 1996






"Nunca pasa nada" (1963). Juan Antonio Bardem






 Hoy en esta sección, traemos un capítulo del libro citado arriba. Esta película no ha sido reconocida, a pesar de las expectativas que su producción generó: una coproducción hispano-francesa, con actores de prestigio, guionistas como Alfonso Sastre y el propio Juan Antonio Bardem, o la banda sonora original del legendario Georges Delerue (con evocaciones de Truffaut)






 Este film siempre me ha gustado especialmente: destaco su ambientación espléndida, con ese pueblo que es un trasunto de Medina del Campo -la película está rodada en Aranda de Duero-, donde pasé parte de mi niñez; esas damas murmuradoras, que van de la iglesia a la tienda, del paseo a la mesa camilla; esos hombres vencidos, de los que el protagonista es el único que toma conciencia de su mísera vida; el papel extraordinario, interpretado con gran riqueza de matices por Julia Gutiérrez Caba, como esposa del médico; esa escena rodada en el mercado, con tono documental, que pone los pelos de punta, subrayada por la exquisita música de Georges Delerue; los paisajes de la meseta castellana desde el castillo (Peñafiel, en la realidad; en la ficción el Castillo de la Mota, de Medina del Campo); la tamizada fotografía en blanco y negro de Juan Julio Baena; la galería de tipos del pueblo, que asfixian las ganas de vivir y de libertad de la corista francesa; el melancólico profesor de francés del instituto (¡qué imágenes de los adolescentes feroces excitados ante la presencia de la rubia francesa, en una España de represión sexual brutal!) que dedica sus ratos libres a la poesía, afición que comparte en secreto con la esposa abnegada del doctor; los camiones siempre pasando, día y noche, por entre las callejas soportaladas del pueblo castellano, con su simbolismo, de lo que pasa, marcha y huye, frente a los habitantes atrapados en la inacción, la rutina y la cobardía; tantas cosas en este film maravilloso, con un aire muy francés (una buena parte de los diálogos del film son en francés), siendo, al tiempo, una película hondamente española; y, evidentemente, la dirección magistral de Bardem, en el encuadre, en esos planos dorsales, en la profundidad de campo, en el montaje.



"Nunca pasa nada" (1963). Juan Antonio Bardem
Foto de Corinne Marchand (Jacqueline) y Antonio Casas (Enrique)
Procede del libro: Manuel Román: "Los Cómicos" "Vol 5: Fernando Rey y Francisco Rabal. José María Rodero y otros grandes". Royal Books. Barcelona. 1996



"Nunca pasa nada" (1963). Juan Antonio Bardem
Corinne Marchand (Jacqueline) y Jean-Pierre Cassel (Juan)
Aunque el personaje de Juan es español, el actor habla en francés con Jacqueline, ya que era profesor de francés en un instituto.



"Nunca pasa nada" (1963). Juan Antonio Bardem
Julia Gutiérrez Caba (Julia) es la abnegada, pero soñadora esposa de Enrique



"Nunca pasa nada" (1963). Juan Antonio Bardem
Antonio Casas (Enrique) y Alfonso Godá (Pepe)
Dos amigos que siguen sendas diferentes: Enrique, la insatisfacción; Pepe, la hipocresía satisfecha



"Nunca pasa nada" (1963). Juan Antonio Bardem
Antonio Casas (Enrique) y Corinne Marchand (Jacqueline)




 Desde aquí pedimos a las distribuidoras que editen en formato DVD y Blu Ray, inmediatamente, esta joya del cine, que nunca se ha distribuido, y de la que sólo una copia -con pésima imagen y sonido- grabada en vídeo, procedente de un pase por Televisión  Española, circula en internet.



Corinne Marchand




 Manuel Román nos cuenta en su libro: “Cuando Juan Antonio Bardem rodó en 1963, Nunca pasa nada, ese título parecía responder a más de una cuestión ajena al argumento de la que gran parte de la crítica consideró que era una de las mejores películas de este realizador, si no la más lograda. Para el régimen franquista, estaba claro que nada pasaba sin que estuviera controlado.




"Nunca pasa nada" (1963). Juan Antonio Bardem
Julia Gutiérrez Caba (Julia) y Jean-Pìerre Cassel (Juan)




 Bardem construyó una historia sencilla: a una ciudad de provincias llega, inesperadamente, una corista a la que el médico del hospital ha de intervenir urgentemente de una peritonitis. La muchacha ha enfermado durante la gira que efectúa con una modesta compañía de revistas. La compañía debe continuar la tournée mientras la enferma, una atractiva chica francesa, ha de quedarse unas semanas en la ciudad, obligada por su repentina dolencia.



"Nunca pasa nada" (1963). Juan Antonio Bardem
Antonio Casas (Enrique) y Corinne Marchand (Jacqueline)
En el hospital




 Es la España de los años 60, en una ciudad provinciana, que empieza a murmurar a través de sus pías damas acerca de las relaciones entre el médico y su paciente, médico que está casado con una mujer que le aguanta sus periódicas infidelidades cuando aquél viaja a Madrid. Amoral e hipócrita, se encandila con la francesita. La película terminará aparentemente bien. No se podía esperar otra cosa en el cine de la época, dominado por una censura vigilante de la estricta moral. Y como oficialmente sucedía en todo el país, no pasaba nada.


"Nunca pasa nada" (1963). Juan Antonio Bardem
Julia Gutiérrez Caba (Julia)
En la tienda de las murmuradoras




 El protagonista de aquella película fue Antonio Casas. Nunca tendría una ocasión semejante, ni había disfrutado antes de un papel de esa envergadura, y no porque estuviera ayuno de talento. Simplemente, ningún director le había ofrecido un personaje a su medida: la de un actor excelente, ya de edad madura. Él era ese convincente doctor de doble vida, intachable para sus convecinos, que engañaba a su esposa furtivamente.



"Nunca pasa nada" (1963). Juan Antonio Bardem
Antonio Casas (Enrique)

Imagen procede del libro: Manuel Román: "Los Cómicos" "Vol 5: Fernando Rey y Francisco Rabal. José María Rodero y otros grandes". Royal Books. Barcelona. 1996




 Antonio Casas fue, en el cine español de los 60, el prototipo del actor eficaz, al que, por lo regular, le brindaban sólo papeles de tercera fila. Y eso que había sido en los años 40 un brillante galán en la compañía de María Fernanda Ladrón de Guevara, estrenando después en la de Isabelita GarcésMe casé con un ángel”. Representó “El abogado del diablo” de Morris West; “En la red” de Alfonso Sastre; “El tintero” de Carlos Muñiz; “Vestir al desnudo” de Pirandello; “Águila de blasón” de Valle-Inclán; “Yerma” de García Lorca; “La casa de los siete balcones” de Casona; y “La casa de las chivas” de Jaime Salom.



Antonio Casas Barros (1911-1982)
Actor y futbolista. Su interpretación en "Nunca pasa nada" (1963) de Juan Antonio Bardem fue el papel de su vida.
Intervino en la serie de TVE "Verano azul"



 Había debutado en el cine en 1942, en el personaje de un marino, en “Unos pasos de mujer”, y rodó más de un centenar de títulos, el último de los cuales fue “Hijos de papá”, en 1980.

 Nacido en La Coruña en 1911, estudió para marino mercante. Jugó al fútbol como profesional y acabó ganándose la vida como actor. Murió en Madrid en 1982




MANUEL ROMÁN: LOS CÓMICOS. VOL. VRoyal Books. Barcelona. 1996




 Francisco Huertas Hernández. 2014


Publicar un comentario